Contra las Dietas y los Triglicéridos

Por: Iván Darío Marrugo Jiménez


Gorda... gorda, estas gorda. Celulitis que impide te veas bella a ti misma. Tu desnudez te ofende y tal vez a tu amante, a quien le repugnas incluso en la oscuridad. Tu dieta se convierte en tu vida normal, la común y silvestre, esas insípidas y feas verduras te acompañan el resto de tu vida corpórea mientras vuelves tu vida espiritual un tormento por culpa de unos kilos de más y de mucho más.


Miles, millones de modelos flacas te muestran lo que no tienes, lo que deseas y no puedes lograr, eso que te afecta en la oscuridad de tus noches, la imagen que intentas borrar del espejo todas las mañanas; toda la sociedad de consumo dirigida a hacerte creer que las medidas 90-60-90 son un estándar de belleza a las que hay que alcanzar. Adaptar tu conducta a la de millones de alineados que siguen en la noche las luces de la cordura occidental hacia la perfección del cuerpo, te seduce, esa idea te atrae; cada vez mas comerciales de televentas te incitan a comprar 6 cremas diferentes para eliminar la grasa y otras 6 para reducir tallas. Los salones de belleza pululan en las ciudades, son el nuevo orden y el de los homosexuales que los atienden, pero ese es otro cuento.


Dietas milagrosas para reducir de manera anti-natural, los kilos que por un poco de placer a las dadivas del dios Baco le han dado a tu cuerpo, 6 kilos en 2 semanas. Puede creerlo 6 kilos o 12 libras en 14 días. Y digo contra natura porque someter al cuerpo a comer como si nos asemejáramos a canarios o cualquier otro animal de la especie de las aves, es algo que atenta contra las leyes naturales. Aquí me ensaño contra la industria del porno-modelaje. Y es que ver mas de 3 horas a la modelo que ahora se le venga a la mente y estoy hablando de verlas en televisión y no en vivo, el ver esas crestas iliacas salir casi de la piel de las caderas de esa mujer con un rostro de ángel y diablo combinado, es algo perturbador debo reconocerlo. Cuando el zapping del control se detiene en canales como F-Tv. y ve uno a esa cantidad de modelos anoréxicas de argentina, por lo menos a mi me producen ciertos sentimientos encontrados, confieso que muchos son de repulsión. Pero son los criterios de la moda y quien se atreve a contradecirlos, quien objeta los dictados del extinto versace o los de Yves Saint Laurant, quien pone unas modelos gordas a desfilar en las pasarelas de milano. Pero en contraposición a estas cuestiones me atrevo a indagar cuando la alta costura impuso la “moda” de las modelos anoréxicas y andróginas de hoy día? ¿Cuándo el hedonismo excesivo nos consumió hasta las rodillas? O hasta la coronilla? ¿Cuándo la sociedad abrazó esta esquizofrenia colectiva? De cuando acá la mujer de amplias caderas y cintura armoniosa fue desplazada por la mujer de medidas rectas, simples, casi lineal (en diferentes planos)?


Pasando a la belleza masculina, los nuevos conceptos de metrosexualidad y tecnosexual están llegando a niveles insospechados. Solo hace unos días me atreví a indagar sobre productos para el cuidado personal masculino en una tienda reconocidísima y cuando me aventuré hacia el stand de productos para el hombre (los cuales ya ocupan buena parte de la tienda) encontré con productos para todo tipo de arrugas en todas las partes del cuerpo. Como el tipo que entra a tiendas de lingerie quedé pasmado cuando descubrí que una cremita (lo juro era del tamaño de la crema “vic vapourub” de frasquito) rejuvenecedora marca Shiseido costaba la copiosa suma de 189.000 devaluados pesos colombianos. Casi huyo despavorido sin poder ocultarle la cara de vergüenza a la hermosa señorita que me atendía. ¿Por qué el interés de mejorar la apariencia física? ¿Por qué esta conducta lleva de la mano a la pérdida de axiomas morales y espirituales? El siglo 21 rinde culto de manera descarada al cuerpo. La reflexión pacifica y espiritual fue reemplazada por largas horas en salones de belleza, que como dije, bullen por doquier, al punto de encontrar varios por cuadra en las ciudades.

Hoy día una invitación a cenar se volvió un calvario para las mujeres (peor si es entre semana) porque la “Dieta” manda (no aconseja) que más de un té y una rebanada de queso Light (no lácteo) es comer en exceso... ¿en exceso? He aquí mi inconformismo para con las dietas; porque si bien el comer sano esta de moda, no veo como diablos puede estar de moda pasar filo, físico filo, más de 2 días seguidos por cuenta de la dieta de la guayaba. O como el comer soja hasta en la sopa es “beneficiosa” para su salud. Asi llegamos al cuentico con los productos milagrosos. Primero fue la ginsana o ginseng luego la dichosa savia que huele a mier... coles por la tarde, o ¿no? Ahora la soya. Nuestro nuevo maná, el non plus ultra de la madre tierra. La panacea del siglo, lo ultimo en guaracha, la bendita matica hasta cura el Alzheimer, porque no le dieron infusiones de soya al papa, pobrecito ahora estuviera vivo. Pan de soya, leche de soya, queso de cabra de soya (¿dieta de soya a la cabra?). ¿Y qué tal la nueva (que no es ni tan nueva) onda de productos sin productos, me explico, usted encuentra hoy en el mercado azúcar sin sacarosa, leche sin lactosa, pan sin levadura, café sin cafeína, fruta sin fructuosa, agua sin oxígeno? ¿Harina sin carbohidratos? ¿Chocolate sin cacao? Algo más descarado, cigarrillos sin nicotina ni alquitrán. Alguien por favor, explique al suscrito de qué se trata todo esto. ¿Cuál es el objetivo de esta bufonada? A dónde vamos con esta culturilla de lo light.

Y si de snobismos hablamos, ¿¿qué tal de la yesoterapia, la orinoterapia, la mierdoterapia?? ¿¿Existe la faloterapia?? ¿Qué más eh? ¿Con qué más nos saldrán los gurues del adelgazamiento? Las Televentas que tuvieron su cuarto de hora (casi media hora) finalmente comenzaron a decrecer y esto se debe en gran medida a fenómenos eminentemente de mercadeo y publicidad no porque con sus producto hayan ayudado a alguien. Según los “Seudo-científicos” detrás de estos verdaderos milagros, tomando 48 pastillas del producto x conseguirá rebajar 1 kilo por día. Luego de 10 frascos de 200 pastilla por tarro, la pobre vieja termina con una gastritis del demonio y con un kilo de mas (en el peor de los casos con varios kilos demás por la depresión posterior al tratamiento o debido al efecto Yo-Yo). Y es que no se si sea el único pero últimamente ando muy escéptico con toda la publicidad engañosa. Las vainas milagrosas las veo con recelo, el que me promete resultados de milagro en cuestión de segundos merece ser investigado por los informantes de Uribe. Y es que viendo al ex-gordo manosalva como quedó, luego de su dieta a punta de pastillas uno se pregunta, ¿de verdad esto sí sirve? Pues no se lo pregunte más, NO sirven. Así nomás, punto. El tipo, que apareció como con 40 kilos menos, resultó que había sufrido un accidente y por las obvias razones adelgazo como un cernícalo.


La cultura Light nos ha penetrado a todos, sin excepción, productos que van desde el tetero light hasta los huevos bajos en grasas, ya lo hemos visto todo... ¿todo? La cosa es que el mercado tiene sus extrañas formas de mostrarnos cuan equivocados estamos. A veces uno se pregunta a quién diablos se le ocurren productos como los que inundan hoy los mercados. A qué “creativo” (nuevamente me ensaño contra los publicistas – quizá en otra vida fui uno) se le vienen ideas a la cabeza como las siguientes: Huevos Light, Agua para dieta, Orinoterapia, Yerbaterapia y un largo etcétera. A estos tipos deberían fusilarlos en plena plaza publica; ah, ese tipo de justicia sadista, ¿a dónde se ha ido?

Volviendo al tema de la cultura de lo light, a ese mundillo dominado por -pastillas que atrapan la grasa presente en los alimentos y los ayuda a eliminar en forma natural -por la mier... coles por la tarde- [gracias Juanes] o por fajas de yeso-látex que te impide casi respirar pero que engaña la vista y te hace ver sino menos gorda más esbelta; encontramos todo un arsenal de personas con pocos o nada de escrúpulos haciéndose rica a costilla del snobismo colectivo de lo light. En mi tierra natal alcance a percibir como un odontólogo decidió colgar su titulo (que al parecer no le producía buenos dividendos) y se dedico a ser “pseudo-médico” homeópata, y recetaba (bajo mis sospechas) unas pastas que si se tomaban luego de 2 p.m. producían un imnsonio tenaz, pero de que adelgazaban, adelgazaban a la pobre victima. Así se encuentran hoy día gurús con consultorio en cada esquina de barrio. Desde masajes adelgazantes hasta la Lipoescultura todo gira en torno a la conceptualizacion de la belleza occidental de mujeres de cintura pequeña, caderas mas o menos amplias y culos perfectos. Esto, por supuesto, sin hablar de senos talla 38D (Con este aditamento especial uno diferencia entre el ganado cuales son las mujeres de los traquetos)

Ahora bien, centrando la atención en los gimnasios, esos centros de desarrollo de masa muscular, atiborrados hasta la saciedad de gays y otros especimenes, los cuales ofrecen paquetes que incluyen membresía y afiliación por 1 año entero, son donde se encuentra mayor ilustrado el culto por la adoración al cuerpo o simple vanidad. Paséese por un gimnasio de la capital – ojala el de la 63 – a eso de las 11 a.m de cualquier día del señor y encontrará (repito a las 11:00 am – cuando se supone el humano común y silvestre trabaja) una cantidad de viejas cuarentonas (cuchi barbies en este caso) sudando y siendo el objeto de las más rudas disciplinas de los instructores personalizados. Claro, los maridos trabajando y ellas practicando el ritual del Mantra-Yoga (el Mantra-baja y Yoga-sto) Y no es que tenga algo en contra de los centros de acondicionamiento físico es más bien toda la cultura que los rodea y esa que ellos mismas ayudan en gran medida a ensanchar.

Y si mis palabras tal vez no contribuyan en algo a mejorar su cuerpo por lo menos sí espero que sirva como una invitación a reflexionar, a ponderar situaciones que espero no sea el único que las vea absurdas, a entender que para que me dedico más de 20 años a embellecer el cuerpo si los próximos 30 años siguientes el mismo me estará pasando cuenta de cobro por los excesos en las limitaciones a que sometí al ahora flácido cuerpo. Y entrando, por que no, en clichés baratos, me atrevo a afirmar que es mejor la belleza espiritual que la física. Si pudiera hacerse una mixtura entre 20 o más modelos locales (sí... sí esas, las medianas con enormes senos y evitare traer a colación ejemplos) y seleccionar lo mejor de cada una el resultado final podría enfrentarlo sin temor alguno al candor de espíritu de la niña que vende cigarrillos en la esquina del barrio o a la naturalidad que veo en algunas de las hermosas mujeres de mi trabajo, y mucho menos podrían enfrentar la efervescencia de esas heroínas personales que me han salvado en mas de una ocasión.

Las palabras se las lleva el viento, las ideas deben permanecer pero esto que intento mostrarles será olvidado cuando -encienda su televisor, tome una revista o se pasee por un centro comercial- y mire de lejos o de cerca cualquiera de las Top model criollas. ¿Y son un modelo a seguir? Son el arquetipo para niñas inermes como mi sobrinita que siguen sus estupideces sin sentido como corderos al cadalso frío? ¡¡¡Ah!!! Pobre juventud, ¿¿¿qué les tocará a ellos???

Recuerde la próxima vez que le ofrezcan un producto light acuérdese para qué es lo light... (como diría Morfeo) es un mundo ilusorio creado para atemorizarnos de nuestro propio cuerpo y para crear el ciclo perfecto entre la imagen, tu deseo y tu bolsillo...

Los abandono por ahora... ¡¡¡la rutina del gimnasio hoy esta más fuerte que nunca!!!

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra  

4 piedras han sido lanzadas:

CIE said... 17:26  

Me parece totalmente cierto y siempre he odiado el modelo anoréxico y las torturas a las que se somete la gente por estar acomplejada con su figura. Lo malo es que es muy dificil y requiere un gran esfuerzo mental no ceder a esas presiones sociales. La mayoría de la gente no lo logra y termina enferma y loca.
Pero tu post es demasiado largo, ten misericordia con los que le robamos tiempo al trabajo para leer blogs.

Ángela Paola Lozada said... 08:50  

hOLA CARIÑO!
Excelente tu post, pero la sociedad hace que todas las mujeres caigamos en ese mundo consumista y hasta los mismos hombres por tratar de compararnos o quedar boquiabiertos cuando ven una vieja que invierte o "gasta" exuberantes sumas de $$$ en tratar de ser bellas. o no? entonces?...

Anonymous said... 17:13  

que ladilla este señor siempre con esos articulos todos "críticos". Esta muy trillado eso de criticar lo light y demas, ademas es enormemente aburrido. Señor escritor "de que le sirve tu vida light al pueblo"

Anonymous said... 10:54  

me divertí bastante con su crítica, la verdad entretiene y asusta. A lo mejor quede haciendo eco en mi cabeza por algún tiempo, ojalá que cuando vea a la modelo anorexica forma de palo en tele no me den ganas de comprarme el reduce fat-fast-engaño-ulceragástricagratis muerte lenta y dolorosa

Post a Comment

 
Copyright 2007 | Andreas08v2 by GeckoandFly and TemplatesForYou | Design by Andreas Viklund
TFY Burajiru