Rock al Parque

En Rock al Parque no hubo un Robi Draco completamente ebrio sobre el escenario, pero sí unos Jaguares que dijeron igual número de ridiculeces. Algunos dicen que fue mucho mejor el anterior, y otros dicen que el anterior fue "Pop al Parque" y que no era el fiel reflejo del objetivo con el que fue creado el Festival. Yo, personalmente, celebro que se haya acabado porque eso de hacer observaciones antropológicas en un evento como ese es más agotador de lo que imaginaba.

En todo caso, aquí van algunas observaciones que seguramente no podré incluir en mi informe pero que considero importantes para entender la esencia del festival:

Todos los incidentes violentos que presencié fueron iniciados por la policía. En uno, 5 policías decidieron detener el pogo más grande del festival, y detuvieron a quien seguramente ellos consideraron el más peligroso de todos. La turba, a manera de nubecita cuando hay pelea en los dibujos animados, concentró todo su odio en esos ejemplares de la fuerza pública. Ellos, con una idiotez y valentía sin precedentes, sacaron bolillo y asumieron posición de samurai para enfrentar a las 2000 personas que se avecinaban. Afortunadamente alguna persona los hizo entrar en razón, y recapacitaron. Corrieron. Uno cayó y casi es linchado.

El segundo y tercer día los demás géneros demostraron no ser tan fieles como los metaleros. Hubo mucho menos público que el sábado, y sobre todo, la gente llegó a ver solamente los grupos que cerraban. Miranda, afortunadamente, fue un asco. Tras bambalinas todos comentaron lo engreídos que eran sus integrantes, y parece que llegaron a poner problemas para presentarse. Parece que son el tipo de personas que reviven el estereotipo del argentino pedante. El espíritu colombiano que tan bien entrenado tenemos para buscar teorías de la conspiración (con Montoya, la Selección Colombia, y las reinas de belleza) me hizo pensar si el mal sonido de la banda argentina sería una venganza de la producción. No lo creo, pero jamás lo sabremos.

Tras hacerle seguimiento al evento los tres días y con un equipo de seis estudiantes de antropología, quiero expresar algunas conclusiones que seguramente tendré que redactar de otra manera para el informe final.

En primer lugar, si hay un día para metaleros, uno para punketos, y otro para el resto, Rock al Parque no es un espacio de tolerancia, sino de logística. Ufanarse de no tener problemas en un esquema como este es tan tonto como decir que no hubo problemas en un partido de fútbol con un sólo equipo. En segundo, la convivencia debe ser extendida a la totalidad de los actores, no sólo al público. Se logrará el objetivo cuando policía, logística, demás instituciones y público disfruten en paz el festival. Por último, el público tampoco es tolerante: uno de los integrantes de SIQ habló con uno de los miembros de mi equipo para contarle sus expectativas, solamente para un rato más tarde bajarse llorando del escenario por la falta de tolerancia. Lo mismo sucedió con Estados Alterados, y otros varios grupos que no eran famosos.

En todo caso, si hay una observación general del festival, debe ser su potencial. Si bien es cierto que no se puede decir que haya tolerancia, es evidente que es un festival bastante democrático. Los policías se trepaban a las rejas para bajar a los metaleros, pero permanecían arriba para ver las actuaciones de los grupos. El equipo de Misión Bogotá manifestó disfrutar mucho el festival, y en general, sin importar la vestimenta o el uniforme, cualquier persona era relativamente consciente de los grupos que tocaban. Si la pregunta es, ¿hay que acabar con Rock al Parque por no cumplir sus objetivos de convivencia y tolerancia?, la respuesta es, enfáticamente, NO. Puede que aun no los cumpla, pero tiene un gran potencial, pues confluyen varios actores. ¿Qué hay que hacer, entonces? Fácil. Lograr que la policía participe en el pogo.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra  

5 piedras han sido lanzadas:

Kamilo Klauss said... 15:28  

Pero que se quiten las botas de puntera y dejen el bolillo a un lado...

Osloborger said... 16:27  

Y bueno... La culpa no es del chancho sino de quien le da de comer. Quién puede estar dispuesto a pagarle el pasaje Bs. As.-Bogotá a Miranda! (pulguita, se te olvido el signo de exclamación o yo me estoy poniendo vieja y esa ortografía pasó a ser un anacronismo).
En cuanto a la teoría conspirativa, no creo que los muchachos de pelos alternativos necesiten una ayuda extra para obtener un mal sonido.
Es lamentable que de Argentina se siga exportando solamente eso: NO SE CHÉ!!! Me quedo con Maradona flaco.

sicoactiva said... 20:54  

Hey, no olvide Vhs or Beta. ¡Que grupazo! Después de ver semejantes pros, cometí el error de ir a ver los 3 últimos actos de la payasada de Miranda.

El Hermanito said... 21:07  

el evento si cumplio, ubo para todos

SUPERCONTRA said... 12:29  

El que más me sorprendió a mí, fue de Chile, The Ganjas. ¿Tiene alguien música de los tipos que me pueda facilitar?

Post a Comment

 
Copyright 2007 | Andreas08v2 by GeckoandFly and TemplatesForYou | Design by Andreas Viklund
TFY Burajiru