Réquiem por una emisora

Han saltado ahora sí todos los intelectualoides del país con la idea de salvar la HJCK. Finalmente algo pudo hacer que dejaran las peleas de rigor y se plantearan un bien común. Finalmente algo hace que dejen esa posición arrogante desde la que desprecian todo tipo de manifestación cultural. Tendrán ahora que aprender a usar internet (porque, además, intelectual que se respete se ufana de no saber usar computadores), para poder seguir siendo la inmensa minoría.

No me alegra la desgracia ajena, pero sí que de alguna manera sientan el desprecio que le han otorgado a todas las formas de arte de segunda. Cae un icono relativamente despreciable. Un icono dedicado a difundir lo que es y lo que no es arte. Tótem de unos pocos elegidos que se identifican a sí mismos con una frase explícitamente exclusiva.

Lo mejor de todo son las patadas de ahogado: que ellos, como cualquier otra persona, tienen derecho. Que ellos son cultura. Claro, eso no lo niega nadie, pero tampoco es obligación de un canal privado echarse al hombro una carga como esa. Si los intelectuales disfrutan de una vida austera, miserable, en la que viven como huraños refugiados en sus libros y en la música, enhorabuena. Pero eso en ningún momento debe constituirse como una obligación para que Caracol tenga que mantener un canal porque genera identidad. Si la comunidad de intelectuales se precia de tener una emisora que los une e identifica como tales, perfecto. Que hagan una colecta, vendan los libritos que tanto quieren, y compren la frecuencia. Que la administren y la hagan rentable, o que se busquen una alternativa para que sea viable, pero que dejen de asumir que por inteligentes (entendiendo inteligencia como haber leído libros) tienen derecho a reclamar que otros se partan el culo defendiendo esas cosas que ellos valoran.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra  

0 piedras han sido lanzadas:

Post a Comment

 
Copyright 2007 | Andreas08v2 by GeckoandFly and TemplatesForYou | Design by Andreas Viklund
TFY Burajiru