Lo dicen las matemáticas



Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 2 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Google to sponsor Manchester United soccer club?

By Andy McCue 
Special to CNET News.com
Published: November 28, 2005, 11:13 AM PST


Manchester United is in talks with a number of global high-tech giants, including Google, about replacing Vodafone as its shirt sponsor, according to reports.

Vodafone announced last week that it is ending its four-year deal to have its name on the British soccer club's shirts two years early, at the end of the current soccer season.

The club's new owners, the U.S.-based Glazer family, are now believed to be in advanced talks with some of the biggest global brands--many of them from the high-tech industry--about replacing the cellular service provider. The Glazers won a controversial $1.4 billion (800 million pounds) takeover bid for the internationally known soccer club earlier this year.

In other news:

Vodafone's deal is set at 9 million pounds, or about $15.5 million. Some of the names reportedly thought to be willing to top that include Google, IBM and Yahoo, according to a report this weekend in British newspaper The Observer.

The paper, citing sources in London's financial center, said the Vodafone brand is not well-known in the U.S. and the termination of the deal gives the Glazer family the opportunity to bag a bigger global brand that will help give Manchester United a higher profile in America.

Two of the nontech brands believed to be in talks with the soccer club are Coca-Cola and Levi Strauss.

Andy McCue of Silicon.com reported from London.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

El Efecto Betatonio

Hay cosas que, a pesar del mundo de falsa tolerancia y aceptación hipócrita en el que vivimos, siguen sin tener sentido. Jugar ruleta rusa, mandar a un extranjero a tomar fotos, y ahora, ir a cine a ver La Historia del Baúl Rosado. Torturas chinas hay varias, pero hay pocas voluntarias como ir a soportar un bodrio ambientado en los cuarentas.

Que la producción duró diez años y que es, como Efraín Medina, una conmovedora historia de superación, nadie lo niega. Pero que la historia sea linda es una cosa, y otra muy diferente que la película tenga algo que funcione. De entrada, si es una película que promocionan porque el proceso duró una década, ya hay algo que falla. Y lo malo de esta película, es que ese algo que no funciona es poco sutil. No es posible ponerle el dedo encima a un sólo aspecto y descalificar, porque de entrada ya tiene algo de sospechoso. Si su instinto le dice que no la vea, que pierde el tiempo, hágale caso. Para eso el hombre demoró millones de años desarrollándolo, y no conviene ir en contra de los fundamentos de las habilidades sociales más fundamentales. Alguna vez leí algo así como el manifiesto del buen fanático del cine, en el que se decía que uno debe ir a todo tipo de películas sin dejarse llevar por nombres de directores, actores y guionistas. Todo eso, claro, con el supuesto de que uno quiera ser considerado-o mejor, considerarse, porque definitivamente es uno de los términos más autoconcedidos que hay en la sociedad- un cinefilo. Si a usted no le importa que su nombre sea asociado con la prensa del séptimo arte, y si puede vivir sin pasar por las angustias de esta nueva vergüenza nacional, de verdad vale la pena. Cuesta trabajo creer que haya actores que salgan a protestar por el TLC después de participar en producciones como estas. Después de ver esto a uno no le queda más remedio que pensar que no sólo ojalá el arrierito caudillista logre firmar el tratado, sino que además ojalá maten a todos los actores.

Que no es tan mala como las de Dago García, está claro. Pero eso no la hace buena. Para empezar, si algo caracteriza el género policiaco-lo que yo he leído- es que en las primeras 5 páginas uno está completamente metido en la historia, cosa que no sucede con el baúl rosado ni a la mitad de la película. La historia no levanta. Es torpe y sonsa. No hay nada que los actores puedan hacer con el guión de Reader´s Digest, y según dijo un proyecto de cineasta argentino que se tropezó con la película por culpa mía, el lenguaje cinematográfico es una mezcla de dialectos que acaba por ser jerigonza. Yo, personalmente, pienso que sería una buena alternativa construir una identidad en la narrativa audiovisual del país a partir de recursos que plagan nuestras producciones, como la poca dicotomía en el tiempo del video con el audio: si los directores no se preocuparan porque cacen, sino que se despreocuparan y construyeran secuencias en las que no existiera esa premisa. De rescatar, tal vez el casting, porque todos los actores parecen representar naturalmente su vida diaria. O bueno, los hombres, porque las mujeres quedaron en deuda hasta la próxima película (o sea otros 10 años).

Pero no. Acá, todo el mundo insiste que las políticas nacionales matan la cultura. ¿Cuál cultura, farsantes? ¿La de hacer todo de manera mediocre porque no hay otra competencia? ¿La del chisme porque a todo el mundo le da pereza leer todo un artículo? Protestan porque van a tener, ahora sí, que empezar a trabajar para mantener el mismo nivel de vida. Lo que se viene es competencia. Si Betatonio hubiera podido protestar por la entrada de Blockbuster, seguramente lo habría hecho, pero en el fondo hay una reflexión necesaria que se obvia en todas las discusiones. El producto actual, es mediocre, y a nadie le interesa mejorarlo. Y eso es particularmente cierto para todas las expresiones culturales canónicas: revistas, t.v. (en particular lo referente a la publicidad que hace imposible seguir un programa de 20 minutos en un mar de comerciales, o una noticia seria entre secciones patrocinadas). El ejemplo de Mandrake es elocuente: las productoras estadounidenses tienen la capacidad de producir a precio de huevo series excelentes en cada uno de los países. Que por ahora no se vislumbre mucho de dónde podrían cogerse para hacer algo decente es otro problema, pero no un argumento para seguir produciendo películas que duran más en ser producidas que una de stop-motion, y que para ser divulgadas apelan al patético romanticismo de una identidad nacional trillada. No hay cine nacional. Hay películas hechas en Colombia. Unas malas, otras peores, y otras que ya pasan a lo épico. Quizá sea esa, justamente, la gracia, el lenguaje, y la identidad que nadie encuentra. ¡Qué susto! Ya empiezo a odiar tanto al antiuribismo como al mal que lo genera.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 3 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Mascotas y videojuegos

Rufo era un Lhasa Apso, según las historias que nos contaron, la raza de la realeza en Japón. Fue un regalo de primera comunión, y tengo que aceptar públicamente que tuvo una vida miserable. Casi tanto como las demás tortugas, pollitos y hamsters que tuve a lo largo de mi vida, pero claro, ese impulso de intentar atribuirle rasgos humanos a los animales hace que maltratar un perro sea considerablemente diferente a maltratar un ave, un roedor o un anfibio. Los que peor la pasaban, definitivamente, eran los peces, pues en el imaginario de un niño en los ochentas, hijo de Dejémonos de Vainas, calificaban más como juguete perenne que como ser viviente.

La situación era, entonces, igual que la de buena parte de las personas de mi generación: maltrataba toda clase de mascotas, que llegaban a manera de regalos de todo el mundo, producían dos días de alegría y después pasaban a la ignominia. De la tienda de mascotas parecían llegar todo tipo de productos. Mi padre protestaba cada vez que llegaba uno nuevo, pero era inevitable, como judíos a los campos de concentración, siempre había un animal nuevo que encontraba su paso hasta mis manos. Tenía todos los juguetes que podía desear, muchos más de los que podía disfrutar, salvo uno: un Nintendo.

Desde los primeros días quise una consola de videojuegos, pero en eso mis padres sí fueron contundentes: no entraría un aparato de esos a la casa a menos de que fuera yo mismo el que lo comprara. Mi poder adquisitivo era, claramente, mucho menor al necesario para un aparato de esos, y como tantos otros niños que creían que su situación era única y se sentían miserables porque los papás no los dejaban tener Atari o Nintendo, tenía que disfrutar de Mario Bros. en las casas de mis amigos.

Todo, hasta que entendí finalmente la diferencia que existe entre una tortuga y un perro. No son los pelos, ni que amamanten a sus crías. La diferencia es económica. Un perro, por más de que hay millones en las calles, es mucho más caro que una tortuga. Y entonces, en la cúspide de mi crueldad con los animales, vendí a Rufo para comprar un Nintendo.

Cuando me gradué como antropólogo decidí trabajar por especies animales que aún tuvieran esperanza, y no en humanos. Creo que en realidad es una especie de purgatorio, por la cual debería pasar cualquier hijo de los ochentas y noventas, para compensar medianamente las vidas que hicimos miserables. La culpa es mía, claro, pero sólo en parte, porque era la mentalidad de la época.

El Nintendo, por supuesto, entró a mi casa finalmente. Nunca tuve dinero para comprar juegos, y quedó completamente subutilizado. Hace poco, en todo caso, salió la nueva consola de Microsoft. Elías, peligra.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

El mundo según Dumpa

(10:33:04) de la Cruz: Dumpa, y que mas de chicas?
(10:33:11) dumpa: estan jodidas, mano
(10:33:22) de la Cruz: como asi??no le paran bolas???
(10:33:44) dumpa: no..si
(10:33:51) dumpa: tengo como tres
(10:33:56) de la Cruz: que?
(10:34:12) dumpa: imaginese!!uno no puede con una, que va a poder con cuatro.
(10:34:20) de la Cruz: no eran tres? 
(10:34:34) dumpa: si
(10:34:42) dumpa: pero es qeu siempre estan las que uno tiene y las que uno quiere
(10:34:43) de la Cruz:  y las que uno quiere y no estan
(10:34:46) dumpa: pero esas no importan
(10:34:52) de la Cruz: siiiiiiiiiiiiiii 
(10:35:00) dumpa: aunque son las que uno busca
(10:35:05) de la Cruz: por que 
(10:35:07) dumpa: asi son
(10:35:14) de la Cruz: como
(10:35:21) dumpa: que uno no entiende nada
(10:35:24) de la Cruz: una historia no lineal? 
(10:35:37) dumpa: ellas tampoco se entienden
(10:35:41) dumpa: como asi no lineal
(10:35:43) dumpa: ?
(10:35:45) de la Cruz: siga 
(10:35:48) de la Cruz: fresh 
(10:36:06) dumpa: en realidad no hay nada que entender, 
(10:36:32) dumpa: pero la gente dice que esa mierda existe 
(10:37:01) dumpa: y tratan de entender
(10:37:14) dumpa: y hacen parejas, y tienen familias
(10:37:18) dumpa: de todo mano
(10:37:29) de la Cruz: siga 
(10:37:52) dumpa: yo una vez estuve enamorado!!!!!
(10:37:59) de la Cruz: noooooooooooooooooooooooooooo 
(10:38:15) de la Cruz: noooooooooooo 
(10:38:17) dumpa: de mi profesora de fisica!!!! 
(10:38:31) de la Cruz: no joda 
(10:38:41) de la Cruz: por eso fue manuela salcedo 
(10:38:53) dumpa: jajaja
(10:39:04) de la Cruz: que peligro 
(10:39:13) de la Cruz: y entonces? 
(10:39:55) dumpa: pues mano al rato se me paso todo y listo, pero yo cagado del susto, 
(10:40:04) dumpa: severo susto no sé imagina 
(10:40:05) dumpa: 9 años
(10:40:19) de la Cruz: y se hablan 
(10:40:30) de la Cruz: es por eso que estudio fisica 
(10:40:54) dumpa: no se, pero ella si me enseño mis primeras formulas

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 1 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Estructuras disipativas y vidas disipadas

Dice Prigogine (perdonarán los físicos y los químicos las imprecisiones) que hay sistemas complejos que no pueden ser entendidas con ecuaciones lineales por dos motivos: el primero, que encuentra bifurcaciones en las que el sistema debe tomar "decisiones" que son impredecibles, y el segundo, que existen bucles de retroalimentación tan sofisticados que la necesidad de redondear haría que fuera imposible ser preciso. Esto se traduce en cierto tipo de estructuras (disipativas, las llama el belga para hacerlo todo aun más complicado) que se debaten entre ciclos de estabilidad y ciclos de transición.

La explicación, aparentemente elemental, ha significado un cambio de paradigma tan significativo en las ciencias naturales, que ahora es posible pensar en fenómenos que antes resultaban imposibles de abordar, como por ejemplo, la vida. Ese complejo concepto que nos es tan familiar, pero que no hemos logrado explicar, a pesar de tener muchas pistas sobre el funcionamiento de cada una de sus partes: los sistemas, los órganos, y el tejido. Inclusive en los organismos unicelulares, como esos que habitan los estómagos del tercer mundo, el fenómeno está bastante lejos de ser explicado. La vida. Como la mía, por ejemplo. Todo un misterio hasta ahora que leo a Prigogine y entiendo que transición era mucho más que el curso entre kinder y primero de primaria. Ahora resulta que mi vida no es esa secuencia de eventos con la que aplico a las universidades porque eso es el giro lingüístico. La vida es un asunto complejo, y para explicarlo tengo que decirle a algún amigo matemático que me ayude.

Mi vida, entonces, está en un periodo de transición para el que nuestra cultura occidental no tiene un conocimiento teórico: aburrido de mi trabajo, buscando (sin éxito) apartamento, y en pleno despecho amoroso. Hoy, inclusive, podría asegurar que después de casi 27 años de ser un ejemplar medianamente digno del género masculino, tuve cólicos. Confusión total. Ni mi organismo ni yo tenemos una idea medianamente clara de hacia dónde vamos. Algo así como un nomadismo ontológico. Afortunadamente no somos mis riñones y yo solos. Mis amigos, Bogotá, el país, y la humanidad entera parecen estar pasando por el mismo proceso. Hasta este blog, que pretendía ser un proyecto colectivo para generar el diálogo entre diferentes lógicas, ahora es un espacio para narrar anécdotas personales. Acabé dentro del mundo de los bloggers que se leen con algún sentido de la reciprocidad. Una comunidad con reglas propias donde la crítica es tan hipócrita como la que hay entre Santiago Gamboa y Mario Mendoza.

Pero lo más interesante es que mi sensación, tan personal, tan visceral, parece ser generalizada. Han sido un par de meses particulares, en los que todo el mundo parece haber empezado a resolver problemas pendientes. Parece que se avecinan épocas caóticas: reelección, carnicería de terrorismo, y gripa de pollo. Por algún motivo hay una fuerte preocupación por terremotos en Bogotá. Será una de esas cosas que llaman "thumb rules", que algunos atribuyen a las conexiones que intenta hacer el cerebro cuando uno no entiende algo. Patrones que busca el cerebro humano en las cosas, como la vida propia, y entonces haga que uno se pregunte si realmente las etapas de equilibrio y las de decisiones sean patrones cognitivos. Puede que sean, patrones de bucles catalíticos en los que se fundamenta la vida, y que por eso mismo se correspondan. Que los procesos químicos, los compuestos del metabolismo, sean diminutos granos en los que se fundamenta la existencia, y que la cultura sea solamente un castillo de arena. Puede, en todo caso, que sea solamente esta puta depresión en la que anda todo el mundo. Afortunada coincidencia que haya colegas en la lucha, no porque sirvan de apoyo sino porque es un consuelo saber que uno no es el único tarado.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 6 piedras han sido lanzadas Links to this post  

que le dijo un mocoso a otro...

Suenese hijueputa
atte. Diego Chavarro

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Se busca apartamento

Soy bogotano y busco apartamento. Si alguna vez un viajero dijo que Bogotá era la Atenas Suramericana, lo más lógico es pensar que se equivocó y quiso decir París por la dificultad para encontrar arriendo. Cuando empezó mi empresa quijotesca, quería un apartamento cerca a un parque, con terraza y con columna. Varios amigos míos los han conseguido y pagan módicos precios. Yo, sin embargo, sólo parezco encontrar pésimos tratos en los que claramente saldría tumbado. Hasta he empezado a pensar que quienes tienen un buen apartamento se ufanan de haber encontrado una ganga en realidad esconden el verdadero precio que pagan por sus inmuebles. Incluso he formulado una teoría: las columnas son símbolos fálicos de vital importancia para la vida y el cortejo humano. Si lo hacían los dominantes de civilizaciones como la egipcia y personajes como Napoleón, ¿por qué no puede tener uno un apartamento con columna? Después pensé en las personas conocidas con apartamento de columnas, y pude ver que mi teoría no era tan descabellada. Está el apartamento de no sé quiencito y de fulanito que son gigantes y tienen ventanas grandes que se abren completamente. Los muy desgraciados. Después empecé a pensar en mis amigas que tuvieran apartamento con columnas, y ahí sí ya no me quedó la más remota duda sobre mi teoría. Las mujeres que van al sicólogo por años para que les diagnostiquen envidia de pene no tienen por qué gastar toda esa plata: es suficiente con que vayan a la sala y vean si tienen una columna. También pueden ir al patio y verán que tienen taladro, destornillador y cinta aislante, y seguramente no le temen a realizar trabajos de plomería. Es entonces cuando es inevitable pensar que el proceso evolutivo algo de cierto tiene, porque no podría imaginar a mujer más perfecta para mí que aquella que soluciona sus problemas de electricista por sí misma.

Lo más curioso de dichos apartamentos no son los risibles precios que argumentan pagar sus inquilinos. No. Su particularidad más destacable es que todos alegan haber encontrado la joya arquitectónica, monumento nacional, de puro chepazo. Algunos dirán suerte, otros que Dios, pero siempre un fenómeno paranormal explica el hallazgo inverosímil. Empieza uno a mirar al cielo, en todo caso, después de haber hablado con alguno de estos semidioses, y se encuentra con que es absolutamente improbable hacer eso en Bogotá: no sólo el clima impide cualquier intento en este campo, sino además los huecos y las alcantarillas destapadas. Buscar apartamento en la capital no sólo es difícil: es peligroso. Más aún si uno va en carro.

Y es inevitable, entonces, ver cómo el sueño anda más rápido que uno. Cuando uno llega a tal zona, el sueño va en otro lado. Se encuentra uno haciendo el ejercicio mental de imaginarse miles de vidas, cada una tan apetitosa como la siguiente, por zonas de toda la ciudad. Mira en internet. Habla con todo el mundo. Llama a ese que no le gustó poco pero del cual anotó el teléfono a regañadientes. Descubre restaurantes, tiendas, centros comerciales y hasta burdeles en los lugares más recónditos. Prueba comidas, conoce gente de todas las regiones. Historias de vida impresionantes que lo hacen transformar su forma de pensar. Grupos de oración, y en ocasiones llega a pensar que el significado mismo de la existencia. Todo, menos el hijueputa apartamento. No hay otra alternativa diferente a echarle la culpa a los amigos paracos de Uribe y los dólares del narcotráfico, y orinar en la caneca de todos aquellos que se posean uno envidiable. Quiero venganza. He cambiado el whiskey por la cerveza.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 4 piedras han sido lanzadas Links to this post  

 
Copyright 2007 | Andreas08v2 by GeckoandFly and TemplatesForYou | Design by Andreas Viklund
TFY Burajiru