mi lucha: extasis en el mundo, paz en Colombia

En pocos días tendrá lugar el torneo mundial de videojuegos en París. Los carteles anuncian lo que algunos expertos presagiaban: en menos de diez años, los campeones mundiales de juegos de video serán tan famosos como, por ejemplo, Ronaldiho, y tendrán contratos igualmente jugosos. Lo curioso es la coyuntura histórica en que suceden estos eventos: son famosos los casos de personas en Japón que deciden encarnar en su vida real la vida de personajes que tienen en la realidad virtual, como Second Life. Recientemente, una compañía realizó un proceso de selección de programadores basado enteramente en contacto virtual por medio de dicha plataforma y fue un éxito absoluto. Y, en medio de esto, el gigante asiático que no le teme ni a los derechos humanos ni a los derechos de autor, genera un mercado totalmente aberrante: dedica mano de obra a matar monstruos online, para vender el oro que generan por internet a consumidores europeos y estadounidenses. ¿No entiende? Esto es sólo el principio. En la actualidad, hablar de la revolución de la web 2.0 es totalmente anacrónico.

Google en telefonía celular, un adolescente rechaza una oferta en billones de dólares por su portal (facebook), y Joost y tvlinks son mejores alternativas para ver seriados que la mejor compañía de cable. Todo esto, hace meses. Historia antigua. Estudios neurológicos muestran que la manera de almacenar datos en el cerebro ha cambiado drásticamente en 4 generaciones. Evolución, lo llaman unos. Me tomaría el trabajo de corregir, pero realmente, a nadie le importa. Como Pilatos, escrito está y es historia.

En medio de todo esto, decido explorar Facebook. Encuentro posibilidades increíbles, como compartir archivos sindicados, integrados en un perfil y por medio de una red de contactos. Y El Malpensante, sigue dedicado a fusilar artículos de revistas extranjeras y poner a los traductores al nivel de los autores, y tiene una página web vergonzosa. Soho nos sigue torturando con fotografías retocadas hasta que parecen imágenes generadas por computador, de mujeres que sin retocar lucen apenas aceptables.

En medio de esto, entro a Facebook para explorar, y veo que Dumpa, gran crítico de mi adicción al internet, es el miembro más activo de todos los grupos. De hecho, es el administrador en buena parte. Dios, ¿hacia dónde va el mundo? Y encima de todo, está Twitter. ¡Plop!

Dos ideas de fácil ejecución:

1. Generar un portal donde varias personas compartan los archivos de su lector de noticias. Este es el mío, pero podemos hacer un diseño más seductor.

2. Generar un grupo que promueva viralmente el consumo del éxtasis y otras drogas que puedan remplazar la coca, por la paz de Colombia. Acá el grupo en Facebook.


Esta es, hoy, mi lucha. Mañana, ya veremos.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra  

0 piedras han sido lanzadas:

Post a Comment

 
Copyright 2007 | Andreas08v2 by GeckoandFly and TemplatesForYou | Design by Andreas Viklund
TFY Burajiru