electofacebook

Cipote sorpresa se llevarían las recientes adiciones de la campaña del Polo Democrático si algún día llegara Petro a ganar las elecciones. En primer lugar, como ya lo ha dejado ver el Polo, del discurso a la práctica la ideología de equidad se transforma en una muchedumbre donde la consigna es cuidar la espalda del compañero, sin cuestionar su competencia para el tema. Dicha mentalidad de sindicato anacrónico es probablemente herencia de las maquinarias internas por las cuales estarían votando quienes quieren una transformación lejos del clientelismo. El poder para nosotros, primera consigna de la praxis del Polo.

En segundo lugar, y más importante, resulta la idea de igualdad que beligerantemente defiende Petro de ataques que nadie ha pronunciado. Para la muestra, un botón: los colegios en concesión, entre otros temas que provocaron el distanciamiento de Lucho con el Polo, fueron cancelados a pesar de dar magníficos resultados con el argumento de que producirían desigualdad social, pues no todos los niños podrían ser educados bajo el régimen experimental y efectivo. Todos jodidos y cortar por lo bajo, segunda consigna.

Luego, resulta desconcertante la secuencia de declaraciones entre Mockus y Petro que circularon tanto en medios como en redes sociales. Curioso que personas, entre mi círculo más cercano de amigos, que se piensan como mentes críticas hayan salido indignados a protestar por las declaraciones de Antanas sin antes hacer una verificación de fuentes. ¿Qué dijo Antanas? ¿En qué contexto? Yo he buscado sin mucha suerte referencias al contexto donde tuvo lugar el desafortunado (y muy sobreinterpretado) comentario.

Entre tanto, la campaña del candidato del establecimiento suena poco. Salvo los escándalos relacionados con la presencia de J.J. Rendón (si tiene visa o no, óigase el debate profundo), denunciados por los medios del establecimiento. Mientras tanto, Ravi Singh, verdadero estratega de la campaña de santos y Gurú de las redes sociales, permanece misteriosamente aislado de toda la (hay que decirlo) mierda.

Para entender las elecciones actuales, postulo, hay que explorar la figura de Singh, quien cuenta entre su ajuar como asesor con la nada despreciable medalla que otorga la victora de Barack Obama en las pasadas elecciones estadounidenses. O, bueno, uno de los muchos que se ha autoatribuido el fenómeno social, como los amigos de uno que borrachos sostienen que ellos pusieron de moda la cachucha o fumar porro en papel de habano.

Dado que Singh, en su inmenso conocimiento de las redes sociales se mantiene aislado de la prensa, no hay mucha información que circule sobre su nombre o sus prácticas, diferentes de un par de comentarios políticamente correctos. Sin embargo, un breve vistazo a la campaña de Barack Obama muestra grandes coincidencias con el proceder de la campaña de Juan Manuel Santos. Tanto en sus trapos sucios, como en franca lid.

Uno de los rasgos más importantes que tuvo la campaña de Obama con respecto a la de Clinton, y sobre todo, con respecto a la tradición política estadounidense, fue optar por hacer campaña en todos los estados. Normalmente los candidatos, sobre todo en primera vuelta, se concentran en los estados que conceden el mayor número de votos. Tal vez una de las paradojas más grandes es que Hilary ganó en California, un estado que se vanagloria por su mentalidad crítica y que siente orgullo por Obama. Obama ganó tanto en lo grande como en la minucia, en los votos remotos y que otros daban por perdidos.

El segundo gran punto atribuido al trabajo de Singh, y probablemente el más importante, es el uso de redes sociales para hacer campañas políticas. Sobre todo, la manipulación intencionada, o por lo menos el intento. Dice el mismo Singh que uno no puede alterar un fenómeno social, solo adaptar su discurso para que emocione y genere sentido de pertenencia entre los electores.

Sin embargo, la campaña de Obama no fue toda color de rosa. El uso de trolls (usuarios pagados, en ocasiones disfrazados como electores de otro candidato) inundaron las redes. Para la muestra un botón, de trolls que se hacían pasar por seguidores de Hillary pero que argumentaban deseo de votar por Obama:


I’m a big Hillary supporter and I do think she should continue her campaign to June 3. But I realize that Obama will be the nominee and I will vote for him. Voting for John McCain never even crossed my mind. That would be insane! He’s a Bush clone. The last thing we need is more wars and more failed economy. I’m sad Hillary lost. But Obama will be a good president. Much better than George W Bush or John McCain!


Adicionalmente, en varios estados hubo denuncias de manipulación de encuestas, y sobre todo, de simulación de empresas encuestadoras para sembrar dudas. Por ejemplo, una queja reiterada: llama una empresa encuestadora y pregunta por quién va a votar, para luego enunciar, "¿Cuál de las siguientes características define mejor a su candidato: a. Inconstante, b. Peligroso, c." etcétera.

El punto más cuestionable, y que a mi modo de ver tiene una versión análoga en las elecciones colombianas, fue el uso de sustitutos para lanzar críticas. Por ejemplo, buena parte de la campaña de desprestigio contra la dupla Clinton tuvo que ver con acusaciones de racismo que hacían, naturalmente, personas ajenas a la campaña de Barack Obama.

Visto así, la campaña de Santos ha logrado pasos importantes: en primer lugar encontró en el Polo y los mamertos una fuente reaccionaria (¡sorpresa!), que contrario a lo que todos piensan, no es muy dada a constatar fuentes y formarse un criterio propio. La misma campaña de desprestigio, manipulación de encuestas, trolls que sostienen votar por otros candidatos, y sustitutos para dar la pelea empleada en para subir a Barack Obama parece haber frenado la ola verde. La consigna, que haya segunda vuelta, parece haber dado resultado.

No será muy sorprendente que en los foros empiecen a circular comentarios para la segunda vuelta de supuestos seguidores del Polo que sostienen votar por Santos como mejor opción (y tal vez dada su alianza con Angelino). Los votos del Polo, más que comprometidos con una causa, tendrán en Santos al perfecto clientelista listo a transar (como ya lo hizo con su elección de fórmula). Y Santos, sabemos todos, no tiene problema en dormir con el enemigo.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra  

0 piedras han sido lanzadas:

Post a Comment

 
Copyright 2007 | Andreas08v2 by GeckoandFly and TemplatesForYou | Design by Andreas Viklund
TFY Burajiru