Sam Pistolas

Pocos lugares ponen al humano en la perspectiva de una hormiga como Yosemite. No es sorpresa que Sam Pistolas fuese un ser tan díscolo y asocial, habitar estas tierras debe tener efectos permanentes sobre la mente.

Conseguir dónde acampar fue fácil, gracias al azar: una cancelación de último minuto, en el preciso instante en que Jimi preguntaba disponibilidad, nos permitió disfrutar del campamento más distante del valle central. Hacia el atardecer, cuando el calor se puso soportable, nos levantamos de las hamacas y anduvimos en busca de una piedra por trepar. Jimi, harto entusiasta de la escalada, no quiere dejar roca sin su rastro de Teli-mondow. Y en Yosemite hay harta piedra.

Su ímpetu escalador derivó en una caminata en busca de boulders, en la que conocimos un grupo de mucamas, meseras y demás trabajadores del parque. Un grupo de entusiastas de la naturaleza que toma cualquier trabajo que ofrezcan en Yosemite con tal de estar en este lugar. Fueron tan amables de dejar a Jimi escalar una ruta con cuerda, donde supo dejar muy en alto la bandera al escalar una ruta difícil, por el lado más difícil. Yo sospecho que además fue accidental su despliegue de agilidad y talento.

Hoy conseguimos dónde poner una carpa en el campamento Lobo blanco. Los vecinos pasados eran de Wisconsin. Los nuevos, están por conocerse. Es extraño un lugar con tanto espacio libre, tan habitado en lo que bien podría ser comparado con poblaciones indígenas que habitan en las zonas de reserva en Colombia. Y que los vecinos hablen tan poco entre sí.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra  

0 piedras han sido lanzadas:

Post a Comment

 
Copyright 2007 | Andreas08v2 by GeckoandFly and TemplatesForYou | Design by Andreas Viklund
TFY Burajiru