Joven antropólogo busca

Sobre la desgracia de estudiar Ciencias Sociales, y una propuesta de programas pedagógicos responsables.

(Nota: ya conseguí trabajo y ahora busco antropólogos para un proyecto, más información acá)

Soy antropólogo. Recién graduado y buscando puesto. Tras haber estudiado 6 años en la universidad (aunque sólo 4 de ellos fueron por obligación, el resto por confusión) he encontrado un conflicto entre lo que aprendí y lo que puedo hacer. Resulta, en primera instancia, que dentro de lo poco que aprendí no aprendí a hacer nada. El primer obstáculo que afronté fue cómo llenar una hoja completa, más allá de nombres y teléfonos para que se constituyera en un curriculum vitae. ¿Cómo poner de manera elegante en una hoja, que supuestamente debe ser mi pasaporte al mundo laboral, que sé hablar de algunos capítulos de Levi-Strauss (como los jeans), o que a pesar de haber visto solamente unas cuantas vasijas, sé distinguir un trasto (porque sí, a pesar de lo coloquial que suene, el nombre técnico es ese) Kalima de uno Tairona? Dado el caso que logren ver más allá de los nombres y no parezca todo esto un colash surrealista de pantalones, discotecas y parques nacionales, claramente se darán cuenta que analiza libros a partir de trozos, y que habla de culturas extintas sin conocer además sus vestigios. Mejor dicho, un culebrero. Ante las dificultades, empieza uno a entender las preguntas de todos los amigos de los papás, cuando en plena reunión se dirigían a uno con una legítima curiosidad y decían, "...y...como en qué trabaja un antropólogo?" Claro, a los amigos de los papás un antropólogo les contesta en tono intelectual (jugando con la mochila a pesar de estar en un matrimonio) que el mundo está entrando en la era de Acuario, y que ahora todo tiende hacia las ciencias sociales y los proyectos multidisciplinarios. Que las empresas cada vez más tienen antropólogos en sus filas para hacer seguimiento de proyectos, evaluación de impacto social. Pero claro, vivimos en un país en el que la gente no come cuento, y la era de Acuario no llegó más que a los cocteles y reuniones, y el mejor resultado que llegaron a darle a un antropólogo fue una noche de romance con una cautivada estudiante de administración de empresas que acababa de ser echada por su novio (con quien a propósito volvió a mas tardar una semana después de semejante desliz profesional).

Los pocos directivos de empresas importantes que han sufrido también el peso de Acuario, le dan una cita a uno que otro antropólogo. Esto es aún más incómodo que intentar llenar la hoja de vida ¿Qué le puede decir uno al gerente de una empresa que se dedica a hacer páginas web? ¿Que en la India no comen vacas, porque con la boñiga hacen las casas...o que hay indios (porque para este momento uno ya ha perdido cualquier voluntad para hacer la distinción entre indígenas e indios) que queman todo lo que tienen para ganar estatus en sus pueblos? Hay unos pocos osados (o más bien pendejos) que se atreven a contar todo esto en una de esas oportunidades, y claro, son ellos los que nos dan la fama de marihuaneros. La universidad nos enseña ampliamente cómo hablar de la pobreza. Somos diestros hablando de la importancia que tienen en algunas culturas (como en los Paeces) los periodos de austeridad. Somos capaces de hablar en términos académicos del desarrollo. De las consecuencias de la globalización. De la poca aplicabilidad de las teorías de la tercera vía (aplicadas de cualquier modo) en el caso Colombiano. De las economías alternativas. Somos capaces de hablar de todo esto, pero a la hora de vivir la pobreza (y entiéndase por pobreza el no tener plata para ir a cine, no promedios de productividad per cápita ni nada por el estilo) en el tercer mundo daríamos todo por que en este país talaran la mitad del bosque amazónico con tal de tener trabajo. Leímos Antropología de la pobreza, pero debería ser complementado por un segundo volumen llamado "Antropología es la pobreza". Cuando por fin entendí que un trabajo como el que buscaba más que difícil era utópico, empecé a preguntarle a mis compañeros de carrera en qué estaban trabajando ellos. La mayoría dedicados al sector pedagógico me dijo que era uno de los trabajos más difíciles que hubieran podido imaginarse. Claro, podría ser diferente si dictaran clases para antropólogos, en facultades de antropología. Desgraciadamente los pocos que llegaron a dictar clases en universidades, dictaban clases del estilo de Nietzsche para diseñadores industriales y Platón para Licenciados en deporte. Mientras los unos no entendían por qué sencillamente Zaratustra no grabó un disco, los otros eran un claro contraejemplo del diogénico proverbio mente sana en cuerpo sano gracias a las contusiones cerebrales ocasionadas por el boxeo. Siendo este el mejor ejemplo de trabajar como docente tras ser profesional en antropología, los otros tienen necesariamente que ser en colegios y con adolescentes. Ahora bien, sé perfectamente cuáles fueron las consecuencias de la hegemonía conservadora en el sistema pedagógico; sé muy bien los intentos modernistas que hicieron los fundadores de la Caro y Cuervo; conozco el sistema educativo lancasteriano...pero todo esto no me serviría más que para entender el origen de Cabeza y Cola. No hay absolutamente nada en mi hoja de vida que me permita afrontar un endemoniado grupo de adolecentes en una aburrida (porque claro, si les cuento lo que sé los aburriría como me aburrieron a mí mis profesores de sociales en mi también endemoniada adolescencia) clase de colegio.

Definitivamente dentro de los programas antropológicos deben ser tenidos en cuenta factores múltiples que afectarán la vida laboral de los individuos que se sometan voluntariamente a tan traumático futuro. En primer lugar, se debería montar un programa de tratamiento colectivo para alejar las personas desde una edad temprana de las ciencias sociales. Campañas publicitarias que dijeran cosas como, si te dedicas a estudiar la pobreza, ¿quién te pagará? Según Marx el hombre se realiza a través de su trabajo: no lo estudies o no podrás realizarte...inclusive publicidad más agresiva, como hacer presentaciones públicas frecuentes de holocausto caníbal puede llegar a ser una buena idea. Para quienes no logren ser disuadidos de tan absurdo fin, podrían hacerse modificaciones estratégicas en los programas para que sea más fácil afrontar la profesionalidad de la antropología. Incluir cursos como: Adolescentes: personas que adolecen de sentido común, Modernidad: Word y Excel, Posmodernidad: Power Point, y también sería bueno cambiar el enfoque de algunas clases. Sustituir Problemas antropológicos del desarrollo, por Problemas del desarrollo como antropólogo. Conservar, desde luego, las pocas clases que por ahora significan beneficios prácticos para los estudiantes: Seminario de Amor y erotismo, Cultura y alimentación y otros más que entrenan al individuo en la resolución de problemas a los que se verán expuestos. El poco sentido práctico que tienen las clases dictadas en los departamentos de antropología hacen de esta una ciencia abstracta. Una ciencia sin oficio que se ha convertido por eso en una ciencia de coctel. Sea esta una oportunidad para decirle a todos los antropólogos, embriones y profesionales, ¡cojan oficio!

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra  

28 piedras han sido lanzadas:

Anonymous said... 13:41  

ala chino, genial!

Lula said... 10:44  

Ya tiene oficio siga escribiendo esta genial.

Anonymous said... 02:33  

me encanta!

Anonymous said... 18:24  

Lo positivo de esta profesión es que al final de haber obtenido el titulo puedes decir que eres casi instruído en una casi ciencia que para caramba realmente sirve como un complemento en las charlas de amigos.
No estas solo en la busqueda de empleo tambien lo estoy yo, inclusive viviendo en un pais de indígenas como es Bolivia.
glonog27_@latinmail.com

catalba said... 15:58  

mmm, apenas me estoy desatrasando en su blog, que por cierto está muy interesante. Este es de hace rato, pero, ya consiguió trabajo?

Anonymous said... 16:47  

muy bueno!

Anonymous said... 12:41  

Buena critica... desde nuestro conciente hasta lo que aspiramos ser!!

bioloka said... 09:59  

abra el jardín infantil ese del que habla en otro lado, con piscina, desnudeces, fetiches y demás!

Anonymous said... 13:56  

muy bueno! soy antropologo tambien recien graduado y jodido. no aprendi nada util, creo que me tocara ponerme a vender paletas.

Anonymous said... 16:08  

Es verdad todo eso?? ..caramba!, esperaba encontrar alguna crítica que desmintera lo que dijiste.. pero sólo hay felicitacines!.. es lamentable.

Saludos de un "embrión".. que aún quiere ser profesional..

Anonymous said... 13:31  

hola.. soy antropologa de venezuela lo que acabo de leeren el blog me parece que es toda una gran verdad ..triste pero tan real..! actualmente tengo trabajo pero quisera cambiarme porque no me gusta lo que hago y no tengo opcion.. hago esto o me muero de hambre.es muy frustrante.. siento que he perdido todo el tiempo que inverti estudiando esto...estoy pensando en hacer una especilidad o postgrado que me de algo de mas posibilidades en otras areas...

AKIRE said... 19:41  
This comment has been removed by the author.
AKIRE said... 19:42  

Muy deprimente, llevo desde mi mas tierna infancia soñando con ser antropologa y ahora me salen con que no me va a servir para nada...

güichita said... 20:50  

yo sé que esté es un post muy viejito, pero está buenísimo... jiji

June Cooper said... 19:33  

¡Ja! Yo también soy egresada de antropología y trabajo de cajera... al menos no estoy sola.

Ronald Chacón Chavarría said... 20:13  

Qué puedo decir que no haya ilustrado ya... En Costa Rica no es nada fácil y menos cuando preguntan "un antropólogo es el que estudia los huesos (de los dinosaurios y demás)"....Obtener mi primer trabajo fue más que difícil, y hasta hoy no he dado clases a antropólogos, nunca lo he hecho porque siempre pensé que no tenía experiencia y ahora que la tengo los puestos son ocupados por personas que nunca han salido de la academia...
Ahora los formadores de mi alma mater no tendrán experiencia para saber que la realidad superan a la teoría, pero sí tienen trabajo estable, yo tengo la experiencia para apoyar a aterrizar la teoría frente a la realidad pero no puedo entrar al círculo universitario... La Antropología es la pobreza se expresa de diferentes formas...

GABRIELNAV said... 21:07  

Oiga...me gusta esta entrada del blog! Estoy dirigiendo una tesis sobre esto y a veces doy camello a antropologos :) escrìbame si quiere a navarretegabriel@gmail.com

Supercontra said... 00:06  

Quiero aclarar que sí logré conseguir trabajo después de escribir esto, y que ahora busco emplear antropólogos recién graduados o que quieran hacer tesis en un proyecto de investigación.

nadinne said... 19:25  
This comment has been removed by the author.
Supercontra said... 12:48  

Necesito asistentes de campo, interesados, mandarme un mail.

Lou said... 23:48  

Conseguiste trabajo?...yo quisiera colaborar con el trabajo que realizas, soy Antropologa, me retire de el antiguo trabajo... ahora leí tu blogg... a ver si nos comunicamos...

Supercontra said... 10:36  

la información de la investigación donde necesito asistentes de campo está acá:

http://supercontra.blogspot.com/2011/03/se-busca-antropologobiologo.html

Lina Forero said... 22:33  

Ay Supercontra! que acertado!

Abril said... 13:15  

Muy triste realidad.. Tanto tiempo soñando con ser antropóloga y ahora que por fin llegó el día, nada quisiera más que no ser antropóloga. Por más que trato de darle sentido práctico a lo que aprendí siempre concluyo que no sé hacer nada. Espero encontrar algo que hacer y no morir en el intento.

Ricardo Chacon said... 17:16  

Hola! Soy un Antropologo de Costa Rica. Queria saber si aun ocupan gente en el proyecto?

Supercontra said... 09:44  

Hola Ricardo. El proyecto acabó ya, pero escríbame un mail a alejandrofeged EN gmail punto com y apenas tenga un proyecto nuevo lo contacto.

Luna Sofia said... 23:23  
This comment has been removed by the author.
Luna Sofia said... 23:26  

Hola! Yo soy de Guatemala y lo mismo, estudié 5 años la carrera en Antropología. Encontré un trabajo el año pasado pero no se hacía investigación seria (aunque algunos publicaban sus investigaciones). Realmente me di cuenta que me molesta obtener información para luego NO RESOLVER NADA. Quizás lo mejor es dirigirnos a la Antropología Aplicada, me refiero a la investigación-acción, manejo de proyectos o evaluación de proyectos.Sí, a mi me engañaron :( no hay trabajo para Antropólogos, si los hay son pocos. Las prioridades son otras. Ah! y aún estoy pagando la universidad que me prometió que tendría trabajo al salir. Pero bueno..¿cómo puedo decidir lo que quiero a los 18 años?, no se puede. Y SI NO HABLAMOS DE DINERO, es una linda carrera para comprender al mundo, y solucionar también :) saludos

Post a Comment

 
Copyright 2007 | Andreas08v2 by GeckoandFly and TemplatesForYou | Design by Andreas Viklund
TFY Burajiru