¿El otro desangre nacional?

Por Alejandro Sarasti

Se ha presenciado en poco tiempo un cambio que direcciona más recursos y fortalece a las entidades territoriales y a los municipios en Colombia. Si bien hay aspectos positivos en este cambio, es preocupante la sostenibilidad del nuevo sistema en los años venideros. De un esquema central, donde el Ejecutivo decidía sobre la asignación de la mayoría de los ingresos corrientes de la nación, poco a poco se le ha otorgado más poder financiero y político a los gobiernos locales poco acostumbrados a recibir importantes cuantías de dinero. Es así como coexisten en un mismo sistema, municipios beneficiados por el cambio y municipios que no cuentan con la capacidad de asumir sus responsabilidades fiscales y políticas. Lo anterior en un régimen que puede estar desangrando las finanzas del país.

La constituyente de 1991, además de traer cambios necesarios en la desactualizada estructura política y social, creó el andamiaje necesario para que se sancionaran leyes tan vitales hoy en día para la descentralización, tal como es el Sistema General de Participación (Ley 715/01). Aunque este sistema de transferencias, ha logrado en muchos municipios mayores niveles de educación y salud, sería bueno revisar el impacto a las finanzas de la nación. Al examinar los artículos 356 y 357 de la Constitución Política de Colombia se vislumbra una tendencia a aumentar las transferencias a distritos y municipios anualmente. Esto aunque genera más inversión y más ahorro por parte de las entidades territoriales no ha generado con certeza más esfuerzo fiscal proveniente de alcaldes y gobernadores. Es decir, que el efecto hasta ahora, ha permitido más autonomía local pero no necesariamente mejores niveles de responsabilidad fiscal y política.

El tema de las transferencias y las regalía a los departamentos y municipios no es del todo distinto al tema de las donaciones. Cuando una familia de escasos recursos recibe un bien o servicio al cual no tiene un derecho expreso, el índice de cuidado es menor toda vez que no le haya costado nada. Así las cosas, la donación de libros, utensilios y otros a familias de estratos bajos no garantiza que estas lean o hagan uso adecuado de los utensilios. Asimismo cuando se aumenta la transferencia de dineros a las entidades territoriales, en la mayoría de los casos no son utilizados de una manera óptima o en el problema mas grave. Se podría debatir que los recursos en su mayoría tienen destinación específica pero sin embargo esto no garantiza su adecuada inversión. Por tal razón el sistema necesita de un mayor control o por lo menos pausar el crecimiento constante de las transferencias por un período suficiente para poder analizar el impacto y ajustar la fórmula.

El incentivo o premio que se les da a los municipios y departamentos cuando recaudan más, fomenta el esfuerzo fiscal pero carece de mecanismos para que estos dineros se inviertan donde son mas necesitados inclusive aquellos que están destinados para salud y educación. Lo anterior producto de la inmadurez política de muchas regiones y la falta de conocimiento de muchos de nuestros mandatarios locales. La descentralización es un modelo necesario pero debe ser guiado por un nivel central más preparado y con experiencia que permita educar a las regiones más necesitadas para que en el transcurso de los años estas se puedan gobernar con más eficiencia y responsabiliddad.

Cada año viene creciendo la transferencia, esto obviamente soportado en la Constitución y en el marco jurídico existente. Pero desde una panorámica más amplia, valdría la pena calcular el valor de la deuda externa, el pasivo en pensiones y otros gastos de la nación proyectados a futuro, que al igual que las transferencias viene creciendo constantemente. Esto cuidadosamente calculado podría dilucidar una bomba de tiempo que haría ingobernable la nación en los próximos años.

Es necesario vigilar los proyectos de ley y los intereses del Congreso con respecto al Sistema General de Participación que podrían vulnerar nuestra estabilidad. Asimismo hace falta un acompañamiento o filtro y un freno al sistema que podría explotar en cualquier momento.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra  

1 piedras han sido lanzadas:

Anonymous said... 20:12  

No entendi un carajo!

Post a Comment

 
Copyright 2007 | Andreas08v2 by GeckoandFly and TemplatesForYou | Design by Andreas Viklund
TFY Burajiru