Conspiraciones y segundos (el primer segundo de Colombia)

Se llama Juan Pablo y es ídolo. Tiene mucho talento para manejar carros, pero dudo que sea competente en cualquier otro campo. Si el mérito lo tiene alguien, es su padre por haber perseverado, pero si uno lo ve con sangre fría, el idiota no se diferencia mucho del Tino Asprilla: ese tipo que no quiso ser el mejor jugador del mundo porque prefirió vivir su sueño de estrella.

Juan Pablo dice que su ídolo es Ayrton, uno de los más carismáticos corredores de todos los tiempos. Además un ejemplo bastante extraño porque el hombre jamás llegó a batir marcas históricas. Si es por lo de promesa inconclusa, Juan Pablo ha hecho un buen trabajo, porque si todos pensaban que iba a ser, más temprano que tarde, campeón de la fórmula 1, estaban equivocados. Juan Pablo prefirió vivir fuera de las pistas su estrellato. Es un tonto petulante que se ufana de ser un valor patrio que nadie estaba reclamando. Si es por lo de carismático, ahí sí que está lejos de lo cierto. Si se estampilla contra la pared no llegaría a ser un evento nacional como fue la muerte de Ayrton. Seguramente la Selección Colombia jamás le dedicará un mundial de fútbol, principalmente porque jamás lo ganaremos, pero además porque en caso de ganarlo el país estaría tan embriagado que no tendría el menor reparo en ignorar su muerte de mártir.

Para contrarrestar su mal carácter, con el cual se empezaron a hacer famosas sus historias de decepcionar niños que iban a pedirle su autógrafo, se casó con una mujer de curvas bien formadas. Deliciosa, por no decirlo menos. Una mujer como es de esperarse de la unión de un testaferro con una cualquiera. Una zorra, que antes de Juan Pablo rompió compromisos en condiciones escandalosas.

Ese es Juan Pablo: gomelo, inconsciente y arrogante. Un emblema nacional, dicen unos, y razón tienen, porque representa toda la podredumbre de esta patria. Representa una clase obrera, de poca y puerca educación, que se cree de Mónaco, pero que lleva un nivel de vida sostenido por los dineros del narcotráfico. Juan Pablo, me alegra como colombiano que Alonso haya hecho eso que usted no pudo. Me alegra que ya no sea la diva latinoamericana del automovilismo. Que no sea el pequeño elegido que vino a cambiar la historia de la fórmula 1. Su talento es innegable, pero su actitud más lo hace parecer aquel controvertido piloto, Nelson Piquet. Juan Pablo, dirás que soy un resentido, y probablemente tengas algo de razón, pero me alegra profundamente no tener tu vida: no tener por madre de mis hijos a esa zorra trepadora que probablemente mama y no pasa, y que lo hace todo por tener algo de protagonismo ante las cámaras. Ahora que tienes tanto dinero, ¿gastarás algo en hacerle exámenes de paternidad a tus hijos? Deberías. Una tercera parte de los padres que los hacen salen defraudados, y en particular con una mujer como la tuya nunca sobra.

Juan Pablo, hazle un favor a la patria. Sigue los pasos de tu ídolo y hazte mártir. Es mejor que llegar siempre de segundo. Si mueres serás recordado como aquel héroe que dejó todo en las pistas, pero si no lo haces seguramente seas recordado en medio de una complicada teoría de la conspiración en la que no hay nada más que explicar aparte de tu nacionalidad. Esa de la que seguro reniegas y con la que no atormentarás a tu descendencia. Juan Pablo, muérete rápido, que como colombiano, lejos de sentir orgullo, me haces pasar vergüenzas.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra  

5 piedras han sido lanzadas:

Saudade said... 08:54  

Pues comparto su opinión en algunos puntos pero en otros no.

El tipo tiene un talento innegable, de pronto es perezosito a veces, y se come hamburguesas de más, pero es un putas.

Lo que pasó es que cuando llegó a la F1 el equipo Williams estaba medio mal, todavía sigue así, en cambio Alonso llegó al equipo que estaba en pleno ascenso.

Logtar said... 10:09  

Porque al odio a este man, muchas veces historias de estrellas son infladas. Lo unico que si se que tienes la razon es que el tino la cago... pero este man todavia tiene oportunidad de darnos el orgullo de ser campeon...

KAMYLO said... 19:10  

WOW, un poco fuerte pero respeto su opinion, y me uno en algunos puntos. De todas maneras el man es un tezo, por algo le comen tanto los europeos. Lo que si me llama la atencion es cual es la piedra suya contra la esposa??, eso amerita un post!!! no tenia ni idea de que se comentara de ella lo que ud escribio, cuente???

Chandaxi said... 15:38  

Si se discutiera solo la parte deportiva sería más fácil comentar, considero que la parte personal o privada de las personas 'públicas' no deberían ser incumbencia de quienes ni en la vida tendrán oportunidad de al menos verlas personalmente aunque sea de 'lejitos', pero es que es tan rico el chisme... de todas maneras cuando al man le va bien pues es a él, y cuando le va mal, igual, muy de malas entonces que le haya tocado ser compatriota de nosotros.

sicoactiva said... 10:07  

Sí, tiene razón, él no es carismático. Pero al menos es auténtico, es como es y como no siente que el hecho de ser famoso lo obliga a firmar autógrafos, pues entonces no lo hace. El hombre sólo quiere correr sus carros y que nadie lo joda. Y sabe que el precio por correr esos carros es precisamente que la gente lo joda y quiera meterse y saber sobre todo lo demás que nada tiene que ver con lo que hace.

Esa costumbre de encontrar la paja en el ojo ajeno es muy, muy colombiana. ¿Y la de mirar la viga en el propio?.

Post a Comment

 
Copyright 2007 | Andreas08v2 by GeckoandFly and TemplatesForYou | Design by Andreas Viklund
TFY Burajiru