El tombo cibernauta

Antes de estudiar antropología, hice seis semestres de ingeniería de sistemas. Hasta ahora, había sido poco el uso que le había dado al conocimiento adquirido en aquellos años, principalmente porque la vida de cualquier persona que trabaja con computadores es una secuencia interminable de eventos similares a una impresora que por alguna extraña razón, no imprime. Yo, personalmente, creo no sólo que los computadores tienen alma, sino que además son extremadamente sensibles y se sintonizan con las ondas energéticas que uno emana. Así, cuando uno tiene que entregar tesis, mandar un informe, o hacer cualquier otra cosa importante e impostergable, ellos se agobian, y fallan.

Cuando eso sucede, aprendí también en mis años de ingeniero, lo mejor es optar por la solución más fácil. No intentar arreglar nada, pues el computador, al igual que una mujer enfurecida, será sordo a cualquier argumento hasta no haberse calmado. En ambos casos, naturalmente, llegar a la calma puede tomar varios días, entonces, lo mejor es grabar en una memoria portátil, mandar por mail, o cualquier otra solución en la que el aparato que no funciona no haga parte de la ecuación.

Ayer, a diferencia del resto de mis días como ex-ingeniero, le pude dar uso a lo que aprendí en aquellos años, para burlarme del policía de carretera que no lograba hacer lo que quiera que estaba intentando en el panel de control para ponerme un parte. Todos sabemos que no es bueno usar el sarcasmo con un oficial, pero es difícil resistir, y además es una de las pocas defensas que tiene uno ante un abuso de autoridad. Lo único que puedo decir, es que espero el policía sepa más sobre el funcionamiento femenino de lo que sabe de computadores. Pobre su mujer, en cualquiera de los casos. Yo habría podido ser un criminal abyecto, Pablo Escobar, o el mismísimo Elvis, y al pobre tombo le habría dado lo mismo. Yo, naturalmente, no pude dejar de reírme ante su torpeza. Él, indignado, me indicó esperar en el carro, y después no tuvo más remedio que dejarme ir en paz.

La historia refleja, en mi opinión, una realidad que puede pasar inadvertida en términos de planeación nacional. Que haya un registro único criminal, pasado judicial, o demás modernismos para mejorar la seguridad, importa poco o nada. El problema radica en un punto mucho más elemental: los usuarios de dichos sistemas, la primera fila de personas que Uribe manda a su guerra contra cuanto organismo democrático existe en el país, no tiene una idea ni remota de usar Windows. Inicio, para ellos, es algo así como el Go en monopolio. Explorador tiene algo que ver con arqueología o indígenas, y Panel de Control es, por supuesto, donde está todo lo que ellos buscan, porque son ley y tienen el poder.

3 años de ingeniería de sistemas en Los Andes, mucho dinero. Hay cosas que el dinero no puede comprar. Deleitarse con un tombo explorando un computador, no tiene precio. Para todo lo demás, existen los sobornos y la corrupción.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra  

0 piedras han sido lanzadas:

Post a Comment

 
Copyright 2007 | Andreas08v2 by GeckoandFly and TemplatesForYou | Design by Andreas Viklund
TFY Burajiru