sobre las charlas de cómo estudiar en el exterior (y otras cosas sobre las que no debería opinar, pero que en todo caso comento)

En épocas de antaño, cuando yo era estudiante, solían circular panfletos y rumores sobre conferencias que daba la universidad (o algún enviado especial de diferentes organizaciones) sobre cómo salir del país para estudiar. Cabe anotar, claro, que sigo de estudiante. Sin embargo, desde que cursé mis primeros calvarios en ingeniería de sistemas, se han dado cambios fundamentales en el Universo, la Humanidad, y nuestra patria.

Quienes entramos a Los Andes a finales de los noventas vivimos la peor crisis económica del país en nuestra etapa universitaria. Eso significó tener que ver múltiples amigos retirados de sus programas académicos, a veces temporalmente y otras de manera definitiva, por dificultades económicas. Curioso imaginarlo, pero fue cierto: hubo incluso un movimiento estudiantil en la universidad más gomela de Colombia. Una de las dificultades más crudas que padecieron estudiantes fue a causa del secuestro de familiares, pues la universidad (probablemente ante la cantidad de casos) no ofrecía ningún tipo de ayuda. En un país como Colombia, claro, más se habrían demorado ellos en extender facilidades que los estudiantes en seguir el ejemplo del presidente de turno, Andrés Pastrana, y proceder al autosecuestro. En dicho contexto, salir del país era, para muchos, una alternativa a la violencia y los problemas económicos.

- Mijo, -decían los miembros de la familia estilo tía Loly -al nieto de Pepita Mendieta le acaban de dar una beca para irse a Estados Unidos, y le pagan T-O-D-O. Es que en Colombia se desperdician las becas, nadie las usa. Es que la gente...

Y la gente éramos yo y otros tantos. Por esas fechas todavía el seleccionado nacional de fútbol asistía al mundial, pero ya en representación de la decadencia que vivía el país entero. Un amigo sostiene que lo único que ha roto el embrujo de la actitud catastrofista en Colombia es la mentalidad de ganador de los mafiosos ochenteros. Épocas raras donde pocas personas en el país tenían dinero y nadie creía en nada.

Sin embargo, siempre había manera de salir de paseo o una casa con parranda. No por falta de ganas, pero siempre cuadraban las conferencias sobre cómo estudiar afuera en horarios en que se cruzaba una cerveza o un paseo, y naturalmente la decisión se escapaba de mis manos.

Luego, años después, cuando quise realizar mis estudios doctorales, me remordió un poco la consciencia: ¿Qué dirían en aquestas charlas tan mal puestas? Como nunca lo supe, no me sirvió para elaborar un plan de acciones. Como los demás compatriotas que desean embarcarse, enfilé mis dispersas habilidades en la consecución de becas o de apoyo institucional. Incluso dejé la hierba para presentar el GRE.

Años más tarde y del otro lado de la frontera veo las cosas de manera diferente. Más que Colfuturo, Kaplan, y la Fullbright, me sirvió mucho visitar a mi familia en Miami y a Tomás en California, porque así acabé por hacer a la fuerza lo que a uno, sin lugar a dudas, no le dicen en tales charlas: escribirle a profesores. Es irónico que no se divulgue en Colombia que hay muchas instituciones que dan financiación para estudios de doctorado por política, y que son precisamente las privadas.

Además, se entera uno, la Fullbright tiene muy malas relaciones con ciertas universidades donde no aceptan dichos becarios, y no da la posibilidad de perseguir otras oportunidades una vez concluido el programa que financian. Las becas del gobierno colombiano, que además son préstamos, se tramitan por medio de una organización que tiende a sugerir universidades en lugares poco poblados donde el gobierno yanqui financia matriculas.

Como si fuera poco, luego está Kaplan. Si fuera uno responsable de sí mismo, no tendría que recurrir a costosos programas para estudiar para el GRE. Al llegar, son muy rápidos en decirle a uno la cantidad de horas que debe completar uno de entrenamiento por su propia cuenta, pero que ellos garantizan el resultado. Yo no solo tuve que dejar mis malos hábitos, sino que además tuve la fortuna de caer en manos de Camila Lecaros, quien iba todos los días a mi casa antes de llegar a su trabajo para estudiar un rato. La mejor solución para la indisciplina de un individuo, tal y como saben las profesoras de primaria, es sentarlo junto a una niña juiciosa.

Espero que no se malinterprete mi mensaje. No quiero sugerir que tengo todas las respuestas. Solo quisiera que circulara otro tipo de información sobre la posibilidad de realizar estudios de doctorado en universidades estadounidenses. Una especie de consejo para las nuevas generaciones, en caso de que todavía haya tías Loly impulsando charlas de funcionarios estatales.

Para quien le de pereza leer todo lo anterior, una versión sucinta de una estrategia que me funcionó a mí:

1. Escribir un mensaje que parezca personal, pero que se le pueda mandar a muchos profesores, dando una breve explicación de su vida y pidiendo una cita para un viaje durante alguna fecha en el futuro, así no sea cierto (pero tampoco imposible, por si acceden).
2. Mandarlo a cuanto profesor se logre. Mejor si uno lee antes lo que han escrito.
3. Ir a cuanta cita le concedan y se pueda.
4. Dejar los malos hábitos (por unos meses).
5. Invitar una amiga juiciosa, que también esté estudiando para el GRE, a desayunar todos los días.
6. Presentar el GRE.
7. Retomar.
8. mmm....bueno, iba a poner 10 pero ya no se me ocurren más.

El proceso puede tomar entre 6 meses y 6 años. La tasa de éxito al finalizar los primeros cuatro años, es de 100% (n=1), y requiere de una familia comprensiva que lo deje a uno ir y venir a la casa como si tuviera puerta giratoria. Ayuda si los jefes también son igual de comprensivos, o si uno logra trabajar para el estado y empata viajes con los períodos legales que debe haber entre uno y otro contrato.

Lo único cierto y más importante, es tener clara la respuesta para la tía: "ah, sí, este Viernes hay una en la Universidad a la que de pronto iba".

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

sonata para cuatro pantallas y cero xpenser en la factoría l'explose, ciclo de performance


lunes 26 y martes 27 de abril en La Factoría L´ explose a las 7:30 p.m.

lunes y martes de performance



"SONATA PARA CUATRO PANTALLAS”

Instalación audiovisual que nace de la realización de un cortometraje hace unos cuantos años, ahora adaptada para ser vista en cuatro pantallas, en donde se cuentan cuatro tragedias cotidianas, de aquellas que solo afectan a quienes las padecen, aunque la ciudad siga moviéndose como de costumbre, sin inmutarse de lo que le ocurre a sus habitantes.

reparto

Santiago García, Victor Viviescas, Jacqueline Osorio, Marco Tulio Contreras, Yadhi Cruz, Natalia Franco, Andrés Castañeda, Santiago Guerrero, Johanna Wahanik, Oscar Huari, Michelle Lozano y Aldo Parra.

equipo téccnico

Guión, montaje y Dirección: Cristhian Ávila; Producción General: Germán Ramos - Natalia Gualy; Dirección de Fotografía: Diego Barajas; Fotógrafos asistentes: Lucas Silva, Juan Manuel Betancourt, Camilo Barón; Dirección de Arte: Dayana Bohorquez; Sonido: Rafael Ospino - Camilo Pardo; Script: María Teresa Salcedo; Asistente de Dirección: Maria Teresa Salcedo – Ivonne Peña; Fotógrafos asistentes: Lucas Silva - Juan Manuel Betancourt - Camilo Barón; Asistente de Arte: Rebeca Castro; Asistente de producción: Laura Vargas – Ana María Aranguren.



MÁQUINASINÚTILES
# 1. cero xpenser

un gran cuerpo. su unidad se compone en su multiplicidad, diversos cuerpos, organismos de materias diversas. el sonido fluye, desde su interior y hacia él, desde allí nace y genera indistintamente.
nace de la necesidad de contemplar sin pensar; de recibir, aceptar y validar todo aquello que aunque ajeno, nos es propio.

accionadores:

creación-construcción. rafael duarte uriza. coque salcedo
creación sonido. uiachii.guitarra y electrónica: guillermo bocanegra - guitarra. ana maría romano g - electrónica
iluminación. luisa rivera gonzález
cero xpenser. escultura. troncos y ramas, nómadas asentados temporalmente

cero xpenser nació en la v versión del centro de experimentación coreográfica, programa de formación para el estudio y análisis de la creación coreográfica de la fundación danza común, bajo el apoyo de la orquesta filarmónica de bogotá.


LA FACTORIA L´EXPLOSE
Carrera 25 # 50-34
7:30 p.m.

BOLETA:

$12 mil, incluye una cerveza
2 x 1 estudiantes con carnet.

Parqueadero sobre la carrera 24 con 50

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Vacuna contra la glotonería (y otros males del primer mundo)

Además de sorprender al mundo con sus recientes noticias de matrimonio, nuestra querida Carolina suena en los circuitos más exclusivos de las celebridades de internet con su proyecto de grado. O bueno, el proyecto de ustedes, porque como la señorita anda tan ocupada en su vida cosmopolita, ha decidido hacer un concurso de proyectos como tesis de grado.

- ¡Maldita! -seguro pensaron todos - ¿Cómo no se me ocurrió a mí hacer eso de tesis?

De cualquier forma, dx1w (o Design For the First World) resulta una idea mucho más ingeniosa que no tener que hacer uno mismo la tesis. Es un cuestionamiento de raíz a...bueno, al mundo y al Universo, y a todo lo que se conoce, porque todo se conoce precisamente desde estas latitudes.



El ejercicio consiste en parodiar las mujeres agraciadas de las sociedades más pudientes, que en mentalidad de Ché Guevara andan por el mundo dando abrazos y adoptando niños con VIH.

"¡Qué obra tan humana!", encabezan los tabloides. Pero no el de Carolina. Esta hija de los suburbios bogotanos no quedará tranquila hasta darle al primer mundo una dosis de su propia medicina. ¿Vacuna Gates para la malaria? Qué tal una contra los chitos o las comidas congeladas, propone Carolina.

Como con cualquier persona cercana, los ciclos de vida están estrechamente relacionados por vínculos cósmicos (o esa es la manera como los seres humanos elegimos verlo). En general, cualquier momento en la historia seguramente le parece crítico a sus actores, pero por lo mismo creo que todos sentimos cosas muy similares sobre nuestro momento en el tiempo: ¿¡Qué pasó!? ¿En qué punto nos fuimos por el mal camino?

El proyecto de grado de Carolina coincide con los últimos días antes de presentar los exámenes orales, que se entienden como los de candidatura para el doctorado. Hace tiempo escribí un post para supercontra, que al leerlo me hace reír, porque pensaba que me iba a sentir de una manera diferente de cara al comité de lo que vivo en estos días.

A veces siento, tal vez de tanto pensar en los mosquitos de la malaria, que los humanos somos como los insectos que atraídos por la luz y deslumbrados por alguna incandescencia, caminamos hipnotizados, deleitados por la punta del iceberg hacia nuestra tumba. Tal vez unos más rápido que otros, tal vez a veces cambiando de luz, pero todos indudablemente (como el antanismo) siempre en la misma dirección.

No que Cali sea un iceberg, ni mucho menos. Me ilusiona la repatriación, y tengo tantas ganas de poder ver al América cada semana (así vaya en la cola de la tabla). Pero estas etapas de inmigrante, por la ausencia de amigos y familia, aceleran el proceso de echar raíces.

En todo caso, es raro pensar en dejar Estados Unidos después de haber engullido tres años de clases e ignominia en el sistema académico yanqui. Tal parece que estoy listo para regurgitar teorías y hacer campo. Claro, teorías radicales en debates americanos, que quedan un poco descontextualizadas en mi tierra. Sobre todo, acabo esta etapa pensando que vivimos engañados.

Tantas charlas a las que (casi, casi, si no se me hubiera atravesado un cine o la pola) asistí en mis épocas universitarias sobre cómo estudiar en el exterior. Las ganas de mi padre de que hiciera un intercambio. Y bueno, también las mías propias de venir a estudiar con esos profesores que uno lee y ve casi como conceptos y definiciones.

Pero claro, me he estrellado con la realidad, que más parece otra cosa. Así como la antropología colombiana es caracterizada más por el tipo de sociedad donde nace que por debates teóricos (funciona más parecido a un Gun Club que a una disciplina académica), en la estadounidense la cultura del publish or perish (publicar o perecer) acaba por condicionar la experiencia pedagógica.

Por un lado los alumnos superestrella que se aprenden de memoria, absolutamente todo lo que dice el profesor, garantizan exámenes absolutamente homogéneos y muy aburridos de calificar. Jamás pensé decirlo, pero extraño aquel alumno que ante el exceso de parranda elabora una diatriba contra el sistema de la sociedad (oficio que, para mi sorpresa, acá está a cargo de los profesores).

Lo más curioso del tema es que yo he pasado acá ya muchísimo más tiempo del que pasa un alumno yankee promedio en su sitio de trabajo de campo antes de volverse un experto en dicha región. Según la tradición americana, yo sería un norteamericanista autorizado. Pero la tradición, en este punto particular de la historia, es la contramarcha. Por lo menos en antropología. De manera que ahora me dispongo a partir de la hegemonía del postcolonialismo (los evolutivos somos una minoría), a la colonia del postcolonialismo, o sea, la antropología colombiana. Que más allá de periférica, es colonial, porque en últimas todos somos criollos jugando a profesores.

Todo esto para invitarlos a conocer y difundir el proyecto de Carolina: proponer una idea para ayudar al primer mundo con sus problemas fundamentales. Yo lo llevaría un paso más allá, y diría que debemos re-pensar los problemas del primer mundo.

El principal en la antropología estadounidense, creo yo, es la inagotable oferta de expertos hiperespecializados, con un total de 15 meses de experiencia de campo, y que recitan en el mismo dialecto que sus profesores. Pero claro, ni qué decir de los programas colombianos donde se gradúan antropólogos, como yo, sin haber escrito una palabra en su diario de campo. Por donde quiera, un embrollo eso de hacer estudios de la gente. De cualquier forma, yo creo firmemente que a los yanquis les vendría bien un poco menos de seriedad para abordar las cosas. A ver si lo escribo como proyecto para dx1w y me gano mil dólares.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

 
Copyright 2007 | Andreas08v2 by GeckoandFly and TemplatesForYou | Design by Andreas Viklund
TFY Burajiru