De cacería con los nukak

El día apenas empezaba en San José, con muchas nubes, como es característico en esta época, en que no se sabe si será un día de lluvia o soleado. En el restaurante Mi Mamá, donde yo tenía pensado ver el partido de Falcao, los empleados limpiaban la acera para instalar las mesas. En la acera del frente la gente tomaba café. El negocio contiguo al Café Nukak es un desayunadero económico y que recomiendan mucho los locales. Las calles, como siempre, no están llenas ni hay trancón, pero los vehículos andan despacio por el mal estado de las vías. La gente camina por la calle, desde Bogotá hacia San José, a partir de Granada las normas de tránsito se relajan. A partir de Granada empieza, en cierta forma, Macondo. Pero hoy no. Hoy era Poissonville, o cualquier ciudad de un clásico de novela negra. De repente un hombre se levanta de su silla en el café, saca un revolver, y le pega tres tiros a una mujer. Luego se apunta a la cabeza, y dispara. Era su mujer, actualmente en cuidados intensivos. El hombre perdió la vida en el lugar. - Qué historia más horrible -le dije al empleado que la contaba, justo antes del partido. - ¿Por qué? - ¿No le parece? - Yo crecí acá, uno se acostumbra. Eso puede explicar por qué el personaje es tan mal mesero. En el medio tiempo del partido, cuando Falcao todavía no había marcado su soberbio gol, me levanté de la silla para atender a M y A, los dos nukaks que me esperaban atentamente para intentar vender una cerbatana que habían anunciado como pequeña. Por la pieza les ofrecen 20 mil pesos en el "Fondo de Cultura" de la gobernación, un espacio donde las artesanías locales se venden a predio de comercio justo pero se compran con espejos. Es una dura encrucijada estar en una situación así. Por un lado, los nukak se han quejado por varios días de no tener qué comer. Dicen que no tienen plata, y que las ayudas del gobierno tampoco llegan. La situación es más crítica de lo que cualquiera de nosotros, que no sabe lo que es el hambre, puede llegar a comprender. Por el otro, es extraño ser el marrano de turno del que intentan exprimir cuanto peso pueden (sin saber muy bien que podrían exprimir un poco más). El resultado, que seguro despertaría el desprecio de cualquier culturalista, fue que compré la cerbatana (y una cerbatana de puta madre, con dardos envenenados). Horas antes, me había topado con V y J, los dos tukano que viven entre la comunidad de Agua Bonita porque V está casado con M, la hermana del líder, J. Entre las diligencias del día, tuve a bien incluir la compra de un blanco para continuar el juego que tantas emociones despertó ayer. V, J, M, A y M demostraron interés en recibir un aventó hasta el resguardo para no tener que caminar. Ninguno de los 5, naturalmente, cumplió la cita para salir. El blanco que compré de un hombre alicorado a las 10 am fue un éxito en el resguardo. Hay pocas notas para el día de hoy, pues a nuestra llegada, el blanco abrió el camino, y cuando llegamos a estar en posición ya todos los asistentes habían sacado sus propias armas para empezar a disparar. Las mujeres, muy diligentes, miraban el duelo muy a manera de lo que debía ser una competencia de tiro al platillo en las colonias inglesas. Fabricaban manillas, que evidentemente acabé por comprar, para que no vendieran por 3 pesos en el fondo de cultura. Creo que voy a poder abrir un negocio de artesanías nukak tras la pequeña inversión inicial que he hecho los días anteriores. Contrasta bastante con mis últimos días antes de salir para Israel, donde quería comprar manillas pero no había sino 5 en toda la comunidad. Adicionalmente mostramos hoy la revista donde sale el artículo de los nukak, que causó mucho menos estupor del anticipado. Identificaron las personas de las fotografías, con algo de cuidado, pero pasaron rápidamente por todas las páginas, incluso las de mujeres semidesnudas en poses orgásmicas, las cuales resultaban bastante ridículas frente a las risas de la comunidad. Justo al final, antes de partir, los dos hombres de nombre A salieron de cacería. Ambos con rifle y sin cerbatana. Según dijo el mayor, la que yo compré le pertenecía a él. Sobra aclarar que no iban acompañados por un fotógrafo de Don Juan.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 1 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Una sana competencia

Hace unas semanas Lorenzo Morales publicó una certera y bienaventurada carta a la editora de Don Juan, con motivo de un artículo sobre su galardonado reportaje, El oro verde. La razón, según yo entiendo, que la revista deshonra los principios básicos del buen periodismo al citar su obra fuera de contexto, y sobre todo, al no visitar el lugar del que reporta. En uno de los últimos números repiten con creces los logros que Lorenzo critica, con una pieza de museo sobre los Nukak. Resulta pertinente recordar que mis principios periodísticos son bastante más laxos que los de Lorenzo, y aún así la considero baja y ruin la nota, sobre todo porque aún a pesar de intentar abordar con respeto la problemática Nukak, refuerza todos los estereotipos culturales culpables de la precaria situación del pueblo Nukak. A raíz del artículo -que está en la revista que robó Alison en Cartagena - hablamos sobre las técnicas de cacería y nos preguntamos qué tan certeros eran con la cerbatana. Y como dice mi presidente, mejor hacer que decir, luego me puse en la tarea de organizar un torneo de tiro al blanco. Mal hecho no haberlo pensado antes, porque no hubo otra manera de realizarlo más que poner por blanco la tabla que usamos para tomar notas. Eso sí, la comunidad rápidamente se alineó para demostrar sus dotes cazadores. Más impresionante que su puntería (pues yo también logré pegarle al blanco) es la fuerza de pulmones (o diafragma), pues los dardos atravesaron la tabla con facilidad cuando soplaban ellos, mientras que los míos rebotaban y causaban risas entre las chicas. Lo cierto es que lejos de las incómodas situaciones que suscita el trabajo de campo, juegos como este pueden ayudar a cosas sencillas como aprender los nombres de los participantes, y a cosas más complejas como aproximar la calidad de un cazador (una de las principales preocupaciones de la ecología humana). Nuestra llegada, al calor de una lluvia llanera, nos obligó a refugiarnos en sus casas de manera inmediata. Aprovechamos el tiempo para hablar un rato, y en medio de cosas, les mostré fotos de Anat y de mi sobrina Paz. Les interesó mucho verlas, cosa que había leído en etnografías anteriores, pero que por algún motivo no había pensado. Es curioso que en medio de las preocupaciones por realizar un buen trabajo cosas como compartir cosas personales pasen a un segundo plano, cuando son ellas precisamente las que nos permiten entender mejor a otros seres humanos.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Es otra noche más…



Una visita más, con los mismos participantes. Después de las repetidas jornadas en Agua Bonita, los temas empiezan a volverse recurrentes: no hay agua, no hay comida, y hay muchas cucarachas. Como dice V, los paisanos viven en el mundo inmediato, como si el mañana no existiera.

Hoy compartimos un rato con A y M, pues fue la primera casa a la que llegamos. No estaban muy elocuentes, cosa que con los Nukak puede ser por cualquier cosa. El frío, las nubes o los mosquitos. Lo único que tengo claro es que no fue a causa del partido de fútbol entre Real Madrid y el Bayern, del cual parecían no estar al tanto (lo cual para mí es una muestra clara de las condiciones precarias de vida, pero no creo que mi comité en E.U. piense lo mismo).

Tras un rato de intentar en vano sacarle palabras al jefe de maloka y su yerno, hubo una gran algarabía por la llegada de un taxi. Los Nukak, como los gatos, son curiosos en demasía. Esta vez, sin embargo, tenía fundamento el interés que despertó el vehículo (muy a diferencia del nuestro, que ya no motiva ningún recibimiento), pues era un taxi que venía cargado de pepas y otros productos de la selva. Las pepas se cocinaron y repartieron por todo el campamento. Empiezo a sospechar que no comparten las cosas porque quieran (dado que hemos visto despliegues de egoísmo profundo, como en cualquier otra comunidad humana) sino porque de lo contrario los alimentos perecen en los hostiles y húmedos climas de estas llanuras. De cualquier forma, el altruismo egoísta alcanzó hasta para que yo probara las pequeñas frutas, del tamaño de una uva, color verde neón y con un extraño sabor a cardamomo alimonado. 

- Están muy ácidas -me dijo A.
- ¿O sea que mejor no las comemos?
- ¡Ja! ¡Claro! Buenas, mano…
- ¡Buenas! -repuse yo, mientras la comía pensando en la procedencia del agua empleada para darle cocción al alimento.

Luego de un rato deambulando por el campamento en busca de un alma noble que quisiera entablar una charla (el trabajo de campo es sorprendentemente parecido a las fiestas de 15) alguien preguntó entre la penumbra si yo compraba manillas. Por supuesto, les dije, con la idea de colaborar y dejar unos pesos, además de apoyar la microindustria. Pero qué lejos estaba, si a causa de no traer billetes sueltos no hubo posibilidad de hacer la transacción económica. Pregunté si tenían más, que por supuesto, ya las traen. Y ahora, ¿estas cuánto valen? ¿Ah, sí, más caras que en la Gobernación? Me vieron cara de marrano. Risas (pero sí, ¿cierto?). ¿Y a quién le pago? Para eso sí hubo voluntarios, claro. Al señor que nunca había visto. Y M, ¿usted está de acuerdo? No dice nada. Casi nunca me habla. Y Cómo hacemos. Todas por 50 mil pesos. Y esta otra por 15. Quedamos en las mimas, no tengo suelto. Le pago todas a él entonces, y él reparte la plata. Ah, bueno. O, mejor, vengo mañana.

(Todos, en coro):

- ¡SÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍ! ¡Venga mañana!

Luego estuve un rato con Andrés. Primero vimos cucarachas, y luego las estrellas.

Me parece que la canción de Los Prisioneros estaba inspirada en los Nukak.

Es otra noche más, de camina-a-ar.
Es otro fin de mes, sin no-ve-da-a-ad.
Tus amigos se quedaron...

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

El despegar de la malaria





Un mes después de haber hecho las últimas observaciones -tras un breve receso para ir a Israel -la memoria de los Nukak parece tan corta como su permanencia física en un campamento. Lejos de los coros de otrora, cuando a mi llegada todos los niños cantaban como Lady Gaga "Alejandro, Ale-Alejando" la visita de hoy tuve que repetir mi nombre en múltiples ocasiones.

Durante nuestra ausencia, la comunidad se redujo significativamente a causa de una pelea. Tal parece que M. fue golpeado, fuentes distintas indican que pudo ser su hijo o su yerno. Lo curioso del caso es que la pelea que motivó el desplazamiento de casi la mitad de la población fue entre dos personas que aún permanecen en Aguabonita. Según la versión más detallada, otorgada por la promotora de salud, el acalorado debate derivó en una serie de reclamos contra J., el joven líder de la comunidad, seguramente quien intentó mediar en el conflicto familiar. Juliana, la literata que fue objeto de mi afecto, solía recordar con frecuencia el refrán que advierte a personas con alma de redentor que pueden salir crucificados. Desafortunadamente recordaba con la misma frecuencia otro aforismo que anuncia que el verdadero amor está en el adulterio.

De cualquier forma, la realidad es una: el grupo está dividido en dos, y ahora permanecen en el resguardo casi las mismas personas que hace unos meses se fueron a buscar suerte en Barrancón. 

Es importante anotar que K y J se fueron con dos días de tratamiento, mientras J y P se fueron al 5to día. C, el único de los diagnosticados del brote más reciente (todos entre el 29 y 30 de marzo) presentan malaria tipo vivax. Aparentemente C también fue diagnosticada con malaria, una vez llegaron a Caracol. Otra de las hijas de R (familia que presenta paludismo con alta frecuencia) está actualmente en el hospital en recuperación porque R ni amamanta ni prepara la leche que le brindan como complemento nutricional, de manera que el bebé estaba desnutrido.

El grupo que partió, inicialmente llegó a Caracol. Sin embargo, al parecer algunos de los aventureros empezaron a cazar animales salvajes como cabras, gallinas y cerdos, lo cual causó bastante malestar entre los campesinos y fueron expulsados.  Actualmente residen en Capricho.  

Hay varios rumores de corrupción del Crigua, entre ellos que intentan legalizar 54 millones de pesos para hacer una misión de pesca que seguramente no costará el total que ellos pretenden cobrar, y del cual sacarán una tajada importante. Alguno de los muchos procesos que la organización indígena lidera está a cargo de quien dejó a la Ese de primer nivel en la quiebra por mal manejo, de manera que no es de augurarle mucho éxito a los programas Nukak que intentan desarrollar.

Al final de la noche llegó Gustavo con Lucho, el malario que nos acompañó en la primera comisión, cuando fuimos a visitar el campesino que tuvo falciparum, y el primer caso de malaria que presencié. Ambos contaron historias fantásticas sobre sus labores en control de vectores.

Al parecer, la malaria no ha despegado en San José, pero tampoco parece despegarse de los Nukak que la padecen. Algunos de los casos reportados estas semanas aparecen repetidamente en los informes de años anteriores. 

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

 
Copyright 2007 | Andreas08v2 by GeckoandFly and TemplatesForYou | Design by Andreas Viklund
TFY Burajiru