¡Vivir para contarlo! (i)

(Este post fue escrito hace muchos años. Desde entonces, la investigación se ha desarraigado gracias a la asquerosa politiquería que tiene lugar en los departamentos de las universidades, y la poca relevancia que tiene en la vida real cualquier esfuerzo de investigación. A pesar de todo, también he logrado conocer personas maravillosas en la academia, pero casi nunca son los investigadores prominentes sino por el contrario las personas que discretamente y sin ínfulas de dioses hacen su trabajo diario.)

Muchos años después, frente al comité de evaluación, el antropólogo Alejandro Feged habría de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a comer paletas al estadio. El Campín, al igual que los vagones del tranvía, fue nombrado en honor a un distinguido bogotano de principios de siglo. Gran orador y empresario que cumplió un papel de vital importancia para aterrizar en los debates nacionales eso que Alejandro jamás logró entender en clases de economía: la oferta y demanda de dinero. Tampoco entendió nunca por qué el expendio de esas paletas se limitaba al estadio, y tuvo que, a una muy temprana edad, asistir repetidamente a las justas deportivas con el fin de disfrutar tan glorioso bocado. Con el paso del tiempo, las instituciones importantes en fabricación de helados incursionaron en la política del fútbol y se quedaron con el monopolio del comercio en el estadio. Un buen día, Alejandro llegó a un estadio donde vendían las mismas paletas de la tienda de la esquina y no le quedó más remedio que entretenerse con el partido. Como resultado de su afición por las paletas había desarrollado un interés espontáneo por el fútbol, algo de lo que no era consciente y de lo que jamás se habría percatado de no ser por el cambio en proveedores de elementos congelados.

Años más tarde, en una visita fortuita a la universidad de Stanford, Alejandro confrontó un inconveniente similar: después de evadir por mucho tiempo la vida laboral seria tuvo la oportunidad de ver cómo la investigación (eso en lo que se había metido cuando vio lo que le deparaba el mundo asalariado), se había arraigado en él en los ratos de ocio de sus años anteriores. Que, al igual que cualquiera de sus amigos que acababa por enamorarse de una mujer con la que empezaba a salir a sabiendas de que le romperían el corazón, la actividad habría crecido en él y estaría dispuesto a hacerla sin que significara ocio. De hecho, si algo dejaba claro la visita, es que la vida académica no está asociada al ocio en ningún momento, como sí lo está a una vida solitaria y de alto desgaste sicológico. Con eso, por el contrario, no estaba seguro de poder convivir más adelante.

Los tres meses en California le habían supuesto viajes a los más oscuros rincones de sí mismo. Una recapitulación de sus relaciones conyugales fue complementada con una irónica epifanía, al entrar en conflicto con su compañero de apartamento en la distancia, y entender, finalmente, la otra cara de la moneda: Alejandro no expresaba lo que sentía. Su blog, sus mensajes de madrugada después de una fiesta a amores platónicos, las muchas veces que borracho mostraba su peludo y bien formado culo, y sus constantes bromas sobre la imposibilidad de tener relaciones estables no eran más que un grito desesperado por comunicar un sentimiento atragantado.

Con semejante problema ante sus ojos, en el espejo del baño mientras se cepillaba los dientes, decidió emprender una cruzada por salvar su vida. El lugar por el que debe empezar cualquier persona que tenga aspiraciones medianamente serias de escribir. Fue evidente: ¡una autobiografía! Por supuesto, ¿cómo no lo había pensado? Después de empezar 20 proyectos de novelas y de agotar su disco duro con capítulos de ideas jamás acabadas, encontró una historia que jamás llegaría a un punto muerto (salvo, por supuesto, cuando él se muriera). De hecho, en medio de la emoción pensó que afortunadamente se le había ocurrido escribirla antes que cualquier otra cosa: si empezaba ya y con dedicación total, calculaba que apenas tendría tiempo en su vida para terminarla. Decidió iniciar con una breve descomposición de sí mismo para tener la autoridad moral de criticar a todo el que le conociera. ¡Que se tengan todos! -pensó, con la seguridad de que en algún rincón del mundo entre sus conocidos la idea despertaría una risa nerviosa.

Esta es una historia inspirada en la vida real, complementada por la fotonovela del juguete nuevo asociado a esta página.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 9 piedras han sido lanzadas Links to this post  

En busca de Sergey Karjakin

Durante mi estadía en Indonesia tuve que sacar a relucir mis conocimientos de ajedrez, pues era uno de los dos pasatiempos de la gente en la isla. En Los Andes había llegado a la tercera ronda de los torneos que organizaban en medio del aroma de las hamburguesas, ganando dos partidos y perdiendo uno (todos por W). En general, no era que yo fuera bueno sino que la gente en general era tan mala como yo, y podía hacerle partido a casi todos. Jugué de mano a mano con Wanda, el jefe de los guías, Oyo, que trepaba palmeras como quien camina por la acera, y hasta con un ser cuyo nombre no recuerdo, pero que contaba con la actitud de Dumpa, la cara de Higuita, y el tamaño y la capacidad comunicativa de Chewacca. Sin embargo, rápidamente me topé con Selamat, un modesto y dedicado musulmán encargado de la tienda, que había ganado todos los concursos regionales.

Entre más me esforzaba, más fácil me ganaba. Me decía que jugaba como mi abuelita, y que por eso era que perdía: porque pensaba mucho. Yo, obviamente optaba por una estrategia como la de Deep Blue, aquel computador de IBM que derrotó a Kasparov porque analizaba casi la totalidad de las jugadas posibles. Él, en cambio, jugaba de manera espontánea, casi sin pensarlo.

Años después incursioné en el Go, mucho más elemental en su composición pero por ello también mucho más complejo, en el que Dumpa hacía las veces de maestro y de Salamat. Un buen día, en la calmada finca de Cachipay, finalmente pude derootarlo. Tuve que proporcionarle muchos sicoactivos, y seguir las enseñanzas de mi amigo de Sumatra, pero lo importante es que pude no sólo vencerlo sino volverlo añicos. Seguramente jamás volverá a suceder, porque no voy a jugar con él nuevamente.

En la última edición de Scientific American hay un largo reportaje sobre las mentes especializadas. El ajedrez, naturalmente, sirve como caso de estudio porque en otras áreas de especialización no es fácil aislar las variables, y mucho menos medir el éxito. Asocian la experticia con la posibilidad de asociar cualquier estado con patrones de juego, algo así como la experiencia. Estiman los estudiosos (entre quienes se encuentra el famoso Thorndike, contemporáneo de Konrad Lorenz), que en cualquier área del conocimiento se requieren más o menos 10 años para ser experto, que nada tiene que ver con condiciones innatas (incluso casos como los de Bobby Fisher y Mozart), y que (contrario a mi teoría de los umbrales del comportamiento) el saber de un campo no se transfiere a las demás instancias de la vida.

Dumpa, en su finca, tuvo el entrenamiento de su abuelo, experto en cualquier cantidad de juegos, y Selamat, sabrá Alá por qué aprendió a jugar ajedrez. El ukraniano Sergey Karjakin (G.M. a los 12) batió la marca del totalmente desquiciado Bobby Fisher (G.M. a los 15), y seguro en la actualidad hay papás tan intensos que tratan a sus hijos como micos entrenados para los amigos, que harían parecer la historia de Mozart como la de un niño con problemas de aprendizaje.

La pregunta es, en este mundo hiperespecializado (y si Dirk Diggler está en lo cierto), ¿qué es eso para lo que yo me he entrenado en los pasados años y en lo que soy experto?

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 7 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Técnicas de crianza de estudiantes de medicina

Cuando era niño solía, como cualquier otra criatura que explora el mundo, agotar a mis padres con preguntas absurdas. En particular recuerdo una idea que daría para una película de Ed Wood, según la cual los ladrones eran una especie diferente (algo así como los seres de El planeta de los simios).

- Mamá, ¿los ladrones tienen pelo?
- Claro, Alejandro, los ladrones tienen pelo.
- No, pero digo, en la cara.
- Bueno, pues algunos tienen barba.
- ¡No! pero digo, como los micos...
- ¿Cómo así, hijo?

Todo, hasta que un día un señor se acercó al escarabajo de mi madre, metió la mano por la ventana, y le robó la cadena que llevaba. Ese fue el fin de mis pesadillas con antropoides que usaban espadas y asaltaban casas de viejitas.

Con el fin de poder estudiar para sus parciales de medicina y que yo no le hiciera preguntas, mi madre optaba por llenarme la tina y llenarla con muñecos. Como prueba de su crueldad tengo cintas de 90 minutos, por lado y lado, en las que di mis primeros pasos como autodidacta. No la culpo, en todo caso. Yo a duras penas me doy mañas de estudiar (una carrera bastante más fácil que medicina). Si tuviera que criar un hijo simultáneamente, y uno que hablara tanto como dicen que yo lo hacía, acabaría por meterlo a la tina pero para ahogarlo. Tengo que reconocer, en todo caso, que fue una madre consagrada que me inculcó el gusto por la literatura. Soy mal lector, pero siempre me encantó escuchar su voz leyendo historias. Incluso ahora disfruto mucho más del Postre de Notas si ella lo lee, por ejemplo, y si ahora disfruto la escritura es en buena parte porque puedo imaginar sus pausas y risas mientras lee un texto.

Como resultado del experimento, puedo decir sin temor a equivocarme que soy una persona relativamente autodidacta, pero sobre todo, que no puedo pensar en darme un baño si no dispongo de una hora para disfrutarlo. En paseos y domingos intento evadir la ducha, y es en general el lugar donde proliferan mis ideas. Con la ola de calor infernal que azota California he tenido que acudir al agua para refrescarme más de una vez al día, y he tenido un desempeño académico razonablemente bueno.

Escribo este post para que tengan todos la amabilidad de imaginarme en una pose sexy, divagando sobre los problemas fundamentales del planeta (o recitando Rafael Pombo), y para que las madres que piensen en darle a sus hijos un Xbox para que las dejen de molestar, los metan a la tina y me dejen a mí el aparato (ya que la única vez que tuve videojuegos tuve que vender a mi perro para comprar un Nintendo y no me alcanzó para los juegos).

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 2 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Noticia Curiosa

Nuevo registro de noticia curiosa para la colección de Supercontra. Reporta la BBC sobre las cartas de amor de Einstein.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

superhombres y antropólogos

Sostiene Chespirito que los superhéroes como Supermán no son valientes justamente porque son invulnerables. Tal vez por eso haya personas que prefieren a Batman, con precisiones tan sutiles como el de Adam West sobre el de Tim Burton. Imagino que yo no he sido el único en encontrar paralelos entre Clark Kent y nuestro presidente (desde el cachumbo enroscado, hasta la capacidad para decir ridiculeces). Y más nos vale estar preparados, porque si con ver en el mismo mes el despliegue técnico de los Juegos del Caribe y el mundial de Alemania se le ocurrió que Colombia podía ser sede, sólo su abuela sabrá lo que imaginará cuando vea la película del nuevo superhombre.

Afortunado, en todo caso, que a nadie se le haya ocurrido hacer la película bajo el supuesto de que el meteorito llegara a Colombia. Seguro muy pronto empezarán a circular mensajes de correo sobre lo que habría sido el resultado, caricaturizando todas esas cosas de nuestra identidad que negamos cuando conocemos extranjeros. Pero en realidad los resultados habrían sido mucho más deprimentes que la triste muerte de Christopher Reeve, ad portas de desarrollos científicos que le habrían podido salvar la vida, pero que el presidente Bush acaba de tumbar. Yo, personalmente, creo que la leyó sólo y nadie tuvo la oportunidad de explicarle. Nosotros tenemos la ventaja de contar con hombres de carne y hueso, como Manuel Rodríguez, que se toman la molestia de explicarle al gobierno que la resolución que deroga la prohibición de residuos peligrosos es una aberración sin precedentes.

En todo caso, no significa eso que no tengamos superhéroes. Sé de reuniones en las que Antanas Mokus, con algunos tragos más de la cuenta, acaba por confesar que él es el superhombre de Nietzsche (seguramente, olvidando que ya cuenta con un alterego de nombre supercívico). Ni siquiera entraré a discutir casos como el de Goyeneche o Regina 11 (que más parecen parte de los archienemigos del Batman de Adam West). Quiero resaltar una injusticia que tiene incluso menos fundamento que etnocentrismo gringo de pensar que todos los encuentros con formas de vida inteligentes de otros planetas sucederían siempre en su territorio. Esta es, que de alguna manera todos los superhéroes están asociados al trabajo científico: el papá de Supermán era reconocido en Krypton, el Hombre Araña, Flash (no Gordon, sino el que corre), Wolverine, entre muchos otros.


Sin embargo, ninguno de ellos está asociado a una ciencia social, como por ejemplo, mi amada antropología. No hay un caso de un tipo del calibre de, digamos, Clifford Geertz (uno de los pocos antropólogos sensatos), a quien le caiga un rayo y repentinamente tenga el superpoder de entender a todo el mundo, o de hacer que la gente se comunique con mayor facilidad. Que las petroleras y los indígenas puedan trabajar juntos, y que a los ladrones los entienda la sociedad. ¿Indiana Jones? preguntarán ustedes. Pues para todos los que estudiamos antropología, creo, sirve efectivamente de ejemplo para hacer entender a la gente lo que NO hace un antropólogo. Además, él es arqueólogo, rama de excéntricos dados a escribir bajo influencia de alucinógenos.

Y con un superantropólogo, resultaría un poco ridícula la idea de ir volando por ahí tratando de salvar a todo el mundo. Un desperdicio de energía, una muy evidente falta de clase andar solucionando las cosas a los puños. Yo, incluso, tengo mis sospechas de que Elena Uprimni lleva una vida doble como paladín de la justicia al estilo de la película francesa Irma Vep. Que los dioses nos libren, en todo caso, de que personajes como varios de los antropólogos de cabecera en Colombia acaben con poderes, y por ende egos aún más grandes.

Sin embargo, sí parecemos haber desarrollado una lista larga de archienemigos de la sociedad con poderes derivados de las ciencias sociales, que se imaginan a sí mismos como grandes altruistas dedicados a ver por los bienes públicos, que lanzan piedras en nuestro nombre y que se creen parte de una novela de Raymond Chandler.

Supercontra se adhiere al intento de Manuel Rodríguez por entenderse y comunicarse con la gran secta de Uribia, casi a manera de protagonista en las películas de zombies. Al mejor estilo de Chespirito, sin ningún superpoder intenta tomar el toro por los cuernos.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

eeeeehhhhhh!!!!!!!!!!!

Parcero yo fui el visitante 20 000.
Solo que en ese momento no sabia del concurso.

Como deseo quiero que me regale una botella de un buen wiki y no la tomamos en cachipay junto con el que se le de la gana de asistir, yo llevo unos tequilitas.

tambien quiero que le pida disculpas a los de kajuyali.

dumpa

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 1 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Columbia, Colombia; Tomatoe, tomato

Se ha puesto de moda, por estos días, analizar las ciencias sociales con la herramienta de Google para ver tendencias. En un blog de antropología encontré la siguiente gráfica, que de alguna manera mide la popularidad en términos de búsqueda y de referencia en las noticias.





Acto seguido, y para conmemorar la libertad de nuestra patria, le pregunté a Google por las tendencias de búsqueda de Colombia y Columbia. Los resultados son sorprendentemente similares.




Luego, llevando la herramienta a lo absurdo y divertido, quise comparar el sexo, con dios y con los blogs. Tal parece que para los angloparlantes las diferencias están bien marcadas, pero en español es preocupante el repunte que tienen las bitácoras con respecto a sexo hacia el final de la serie.






En inglés no pude pensar en una palabra que se acercara tanto a sexo, como Cars. Tal vez aquella película de gente enferma que encontraba placer sexual en los estrellones apele a una asociación más común de lo que imaginamos. Dejo el reto de encontrar una mejor para los desocupados.

Con el título, una especie de tributo a dos películas maravillosas (comerciales, sencillas, y tradicionales, pero en la lista de mis favoritas): When Harry met Sally, y El día de la marmota.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 2 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Independencia, una vez más

Un día como hoy, hace casi 200 años, en plena plaza de mercado se dio el grito de la independencia. Hasta se firmó una declaración en papel elegante, sobre la cual podríamos hacer películas como los gringos, de no haberse perdido. A pesar de que la celebración no conmemora más que el linchamiento de un pobre y decrépito anciano español en un plan maquiavélico orquestado por el único sabio de la época, en Colombia hemos sabido recibir la euforia patria con voladores y fuegos quema-niños desde entonces como excusa para emborracharnos.

Sin embargo, un asunto poco reconocido es que la independencia se llevó a cabo de manera simultánea en buena parte del virreinato, y todo acabó por pasar a la historia como como tantos otros ejemplos de nuestra época: nombrando una autopista. Los próceres podrían haberse revolcado en su tumba cuando vieron que la sangre derramada era destinada al nombre de una avenida en la capital del mundo (al igual que los nombres de intelectuales que idolatraron Francia en el último siglo sirvieron para derrochar pavimento), pero seguro que es más reconfortante eso que ver a su amada América pelear por un mundial muchos años después de superada la división de matemática primaria que hicieron portugueses y españoles.

Puede ser, propongo, que las realidades nacionales vivan ciclos que van más allá de las individualidades: así como hay rachas de terminadas de noviazgos, también en una época hubo rachas de independencia. Algunas, como las hispanohablantes, beligerantes e hipócritas. En Colombia, por ejemplo, algunos buscaban participación pero no independencia. Los brasileños, por contrario, mandaron una carta a casa según la cual un tal Pedro le decía a su padre que no quería volver jamás, y que más bien se quedaba con la pequeña tierra que tenían del otro lado del océano.

En los pasados días yo he tenido que rememorar las disputas decimonónicas en mi vida personal, tanto en relaciones conyugales como con mi compañero de apartamento. Y aunque cada batalla puede afrontarla uno con solemnidad, como los padres de la patria, llega un punto en el que uno se pregunta, como seguramente lo harían nuestros próceres, qué tanto vale la pena derramar la sangre.

Para dejar una relación en buenos términos, como el virreinato portugués, siempre es necesaria cierta complicidad al acabarla. Para finalizar con lanceros, siempre es necesaria una disculpa tonta como el florero de Llorente. Sin embargo, no me cabe la menor duda de que los próceres bolivarianos lamentarían haber optado por el melodrama y sacrificar sus vidas por un florero, mientras en del otro lado de la barrera lingüística se tejía una independencia sin disparos. Peor aún, si vieran que tan jodidos están ellos que no pelearon como nosotros que pusimos el pecho.

Sin embargo, para que haya paz en la tumba de los muertos, gritemos en coro todos los colombianos: ¡tranquilos, compatriotas, que no se ha derramado sangre en vano! Hemos aprendido la lección, y no se sacrificarán más vidas criollas por intereses personales.

En un grito patriota el pueblo entona los versos de la independencia, pero a nadie más le importa, y es probable que los años de guerra que vivimos en la actualidad no sean diferenciados de la "Patria Boba" por los nietos de los bloggers, que leen esto en una profunda desesperanza.

¿Viva Colombia, carajo?

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

There is something on a Sunday that makes the body feel alone

Cristopher Wilber sugiere que la escuela estadounidense de antropología marcó el fin de la teoría evolutiva en las ciencias sociales, y que lo hizo con fines políticos. Según Wilber, Boas, padre de la noble ciencia en el imperio, era un beligerante judío consagrado a luchar contra el antisemitismo.

Gould sostiene que el segundo título de Darwin en los anaqueles de la historia, The descent of man and selection in relation to sex, es un intento por explicar la diversidad humana a partir de la selección sexual, y no una reflexión sobre el proceso de hominización, como algunos han querido interpretarlo.

Boas y sus secuaces (todos, según Wilber, del mismo corte), se encargaron de archivar los intentos evolucionistas de entender la cultura (básicamente Darwin y Spencer) en vez de renovarlos, porque parte fundamental de su agenda política era luchar por un mundo de tolerancia y pluralista.

Los resultados de tal agenda: las investigaciones de Mead y Benedict, quienes paradójicamente no eran judías y se consolidaron como las más famosas estudiantes del físico alemán, que le dieron la última estocada a las interpretaciones evolucionistas. Posteriormente un antropólogo que volvió sobre los pasos de Mead encontró que sus datos etnográficos correspondían a una "broma" que le habían jugado sus informantes, pero eso poco importa porque ya el evolucionismo estaba muerto. También se menciona la influencia de Boas sobre Levi-Strauss, Kroeber y Bourdieu, entre muchos otros grandes nombres de la ciencia del hombre.

Todos esto en el marco de un debate que se posterga cada vez más gracias a la división entre antropología social y biológica: ¿cómo debemos entender la construcción social de identidades con base en la falacia de la diversidad genética? Un reciente artículo de David Roediger hace una primera aproximación al tema. Sin embargo, la persecución del racismo ha llevado a que se cuestionen buena parte de los procesos de construcción de identidad por el sencillo fenómeno de alteridad. Que un tipo haya usado el racismo como argumento para asesinar a millones de personas ha hecho que el racismo cargue un tabú político. Lo que está mal es asesinar, en cualquier contexto, no reconocer la diversidad que existe entre humanos, sea esta racial o no. De hecho, la antropología biológica debía ser la primera en entender que una especie en la que se ha privilegiado el sentido de la vista para explotar nichos particulares fundamente los procesos de alteridad en diferencias visuales. Del mismo modo, es injusto condenar la teoría evolutiva con base en críticas contra anacrónicos intentos de interpretar la cultura. Entender y explicar la diversidad humana es tan elemental como los mitos de creación. Lo que han hecho los estadounidenses es justamente sacrificar uno de sus más fundamentales pilares, pues ha sido una nación construida en torno a nociones de diversidad humana. Hace unos días me he lamentado no haber visto la película de Johny Cash, porque me he topado con su música en diferentes contextos y la he disfrutado bastante. El coro de una canción suya le da el título al presente texto, en un afán por cuestionar los diferentes niveles en los que puede operar la evolución del comportamiento tanto a nivel universal como poblacional.

Entre tanto, en nuestra patria los obsoletos iconos patrios cada vez generan menos identidad en los compatriotas. Jorge Morales, profesor de antropología en Los Andes, escribió para supercontra hace varios meses con respecto a este punto. Decía que las dinámicas académicas de la historia han llevado a que se pierda el valor de cohesión que tiene la historia a nivel popular, y se sumerja en interminables debates con términos sofisticados sobre la validez de la disciplina.

En su última película, Lars Von Trier hace un homenaje a un escandinavo que considera su director favorito. La película es un conmovedor documental sobre el remake de la cinta "The perfect man". Jorgen Leth es sometido a varias reglas que limitan el proceso, para concluir con un hermoso paralelo entre el personaje de la cinta y él, a cargo de Lars Von Trier. Impresionante ver cómo alguien que es capaz de desagradar audiencias rinde un homenaje tan sencillo y hermoso a la vida y obra de una persona de la que aprendió el oficio del cine.

En el mismo esquema quiero utilizar para responder la pregunta que plantean desde el equinoXio sobre cuáles deben ser los iconos nacionales. Por un lado, considero contraproducente el folklore con el que nos venden figuras como Gabo y Fernando Vallejo, Juan Valdez, nuestro querido presidente que necesita una resonancia (propoongo un estudio: que a Uribe le presenten mil veces el cabezazo de Zidane para ver qué región de la cabeza se le activa y así entender cómo se le pudo haber ocurrido una idea tan absurda), el paisa feliz, las pulseritas con la bandera, Shakira y el resto de colombianos que triunfan en el exterior.

Eso llevará, máximo, a que se piense a Colombia como pensamos nosotros en Thailandia cuando nos dicen comida-thai (un prefijo o sufijo de un lugar inexistente)o a procesos de construcción de identidad tan absurdos que deban seguir lo políticamente correcto. Yo propongo que las figuras nacionales sean elegidas por cada persona en su oficio: en el mío, la antropología, quiero destacar los nombres de figuras que han hecho, a pesar de todos los inconvenientes, ciencia en Colombia. Si en Estados Unidos hay movimientos que intentan generar grupos interdisciplinarios, en Colombia tenemos la fortuna de contar con mentes brillantes que han tenido que cubrir un sinfín de temas para formar a esos estudiantes que ahora triunfan en el exterior. Esas personas que optaron por la academia en un país donde no existían garantías ni reconocimiento, y que ahora, ante la adopción de un sistema académico industrial corren el riesgo de pasar a la ignominia sin que su experiencia y su conocimiento sean tenidos en cuenta. Empezamos a jubilar años de experiencia, figuras notables, a quienes medimos según parámetros modernos y que no tuvieron las oportunidades que existen hoy día.

Yo odio a buena parte del departamento de Antropología de Los Andes, en particular a figuras como Fabrizio Cabrera y Roberto Suárez, quienes embriagados por la soberbia son una vergüenza para la pedagogía. Sin embargo, hoy quiero rendirle tributo a algunos profesores a quienes debemos sentarnos a escuchar los académicos en formación, como Jorge Morales, quien, como Jorgen Leth, puede ser juzgado con los parámetros de su texto. "History is about people", le dijo Lawrence Mc.Lellan a un grupo de adolescentes. Jorge Morales es una de esas personas que ha hecho historia.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Fellowship Kajuyalí

No es necesario dar claves para ponerlos en evidencia. Si usted conoce a uno, seguro lo sabrá. No porque sean o no centros de atención, sino porque para cuando monopolizan una conversación ya hace rato uno los ha podido identificar como si fueran de otro sistema solar. Como en el planeta de los simios, existen diferencias fundamentales entre ellos y cualquier otro mortal. ¿Más bellos y esbeltos? Tal vez, aunque yo no lo creo así. En todo caso es probable que se ufanen de tener un cuerpo atlético que les permite incursionar en cualquier deporte extremo recién inventado y además despilfarrar dinero para descrestar. Antes, mucho antes de ser el centro de atención, habrán pasado frente a un espejo en el que de reojo habrán detallado su sofisticada fusión de ropa militar con artefactos indígenas. Mucho antes de que empiecen a hablar entre ellos en esa jeringonza que tienen por idioma para distinguirse de los demás hispanohablantes habrán hecho su saludo adolescente, pero tampoco será por eso por lo que usted los podrá distinguir. Mucho antes de que aburran un auditorio por enésima vez con remembranzas de la secta infantil en la que siguen un líder que bien podría ser, al igual que en la película de Woody Allen, una nariz, usted ya sabrá quiénes son.

(Autoretrato "fuck Kajuyalí")


Mucho antes de que hagan dinámicas de grupo, que propongan un juego sexual o de alcohol, o que se paren y canten el himno del Camp con la mano en el corazón (sobre la marca de la camiseta que llevan bajo el traje de trabajo). Infinitamente antes de que se refieran a sí mismos en inglés para no entenderse como recreacionistas, y vivir tranquilos con las burlas que escribe SoHo sobre tal oficio, usted ya sabrá quiénes son.

Años luz previo a que se emborrachen y cuenten historias íntimas de sus amigos, y que argumenten que realmente no les caen bien, ya usted los podrá identificar. No porque sonrían cuando se encuentran, o porque si hay más de uno en la habitación se sienta un extraño repelús. O porque sean más intensos que la gente Amway o AA. Y tampoco porque sean los que siempre pertenecen a cualquier tipo de grupo al que es necesario pertenecer voluntaria y explícitamente o porque tengan una visión del mundo que combina saberes ancestrales de la India con GPS.

Sencillamente porque cuando usted los vea o los sienta aproximarse, va a sentir un odio y desprecio profundo, y va a querer insultarlos con eso que ellos tampoco van a entender como improperio: caras de kajuyalí.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 2 piedras han sido lanzadas Links to this post  

EquinoXio

Últimamente he estado dado a gritar a los cuatro vientos cuáles son las páginas que admiro. A la Letra Escarlata del Palomo (quien cada vez escribe mejor) y la Pequeña Padawan, ahora se suma una muy respetuosa admiración por dos proyectos colectivos: Equinoxio y Bestiario del Balón. Transcribo un comentario que dejó marsares:

¿Quieren escribir para equinoXio? Los invitamos a participar en el convite que se abrió esta semana para que nos cuenten quién o qué creen ustedes que es el símbolo que representa a Colombia. Este es el enlace

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Concurso

Se aproxima la visita 20,000. Aunque la gran mayoría han llegado timados por el superalgoritmo (los resultados que más hits generan están asociados con Betatonio, modelos colombianas desnudas, Jerónimo Uribe, y últimamente John Freydell), es necesario conmemorar tan magno evento.

Quien tenga la fortuna de ser el elegido, puede pedir un deseo. Es probable que le le cumpla. Puede no pedir el deseo, también. Ni siquiera tiene que contarme. Seguramente yo no podré hacer nada. Sin embargo, será un placer hacerle llegar algún tipo de regalo personalizado (que puede ser el afamado baile erótico tibetano que he aprendido acá en Stanford, alguna curiosidad cinematográfica, una exquisita prueba de mi culinaria, o cualquier solicitud medianamente legal que haya).

Si nadie reclama el premio, se acumula hasta el visitante 40,000, o hasta que alguien se queje formalmente (lo que quiera que suceda primero).

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Astronauts spackle in space

CAPE CANAVERAL, Florida (AP) -- Two astronauts lost a bit of time and a spatula during their spacewalk Wednesday, but otherwise their test of new repair techniques that might some day be necessary to save a damaged space shuttle went well.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 1 piedras han sido lanzadas Links to this post  

El Zid Campeador

Hace 8 años Zidane le dijo al mundo con su cabeza que estaba a la altura de las más grandes luminarias del deporte. Hoy, con la misma extremidad pero en un uso algo diferente, le dijo al mundo que es humano y no todas sus acciones pueden ser explicadas con la lógica. El shock de ver una figura emblemática de la caballerosidad y la galantería en el deporte más popular (y particularmente comercial en la presente edición) ha sido difícil de digerir para el mundo. Algo así como cuando los colombianos tuvimos que ver al Pibe Valderrama haciendo trampa en un reality.

La noticia coincide con el anuncio que hace El Tiempo del mejor piloto colombiano de todos los tiempos el gomelo irreverente, Juan Pablo Montoya, según el cual deja sus sueños de consagrarse en la Fórumla 1. Una prueba elocuente que el problema de los jugadores de fútbol de la patria no es la educación- como sostienen algunos para diferenciarse de esos indios a quienes se les nubla la vista con la fama-, sino de idiosincracia. Y la plantilla no sólo sirve para los deportistas, sino también para los escritores como Santiago Gamboa, por ejemplo, quien antes de hacer una contribución significativa a la literatura universal se creyó tan grande como sus propios ídolos y resultó ser tan ridículo como el escritor peruano de su novela que lamenta no haber sido del boom latinoamericano. Yo, por supuesto, no soy nadie para criticarlos. Valderrama ha dicho en entrevistas que no le cabe en la cabeza cómo el Tino Asprilla pudo despilfarrar tanto talento, pero la verdad yo no tengo autoridad moral para criticarlos (ni al Pibe, por tramposo, ni al Tino, por estrella de adolescentes) porque en caso de que yo tuviera la oportunidad de hacer lo mismo no lo dudaría un segundo.

En su último post, Alejandro Gaviria relata un experimento de neuro-ciencias en el cual acérrimos seguidores de corrientes políticas son confrontados con datos contundentes contra sus ideologías. Los resultados, como siempre sucede con las ciencias emergentes, tienen un sutil componente de ironía: se activan las áreas del cerebro encargadas de procesar emociones, con particulares similitudes con los impulsos sexuales. Un poco caricaturizado, algo así como que tanto para Vargas Lleras como para Caballero el presidente Uribe representa algún tipo de fetiche (para uno comparable con una niña en uniforme de colegio y para otro algún placer sadomasoquista, probablemente).

Hace ya varios meses, científicos en un centro de investigación de Atlanta estudiaban la capacidad para contar de nuestros más próximos primos evolutivos. En los resultados pudieron desempeñar un papel asombroso en representaciones cuantitativas de los premios (piedras a cambio de M&M´s), y con representaciones simbólicas (numéricas). Sin embargo, al ser sometidos a un experimento casi de control los objetos de estudio fueron incapaces de señalar el plato con menos chocolates para maximizar la ganancia. Los chocolates, a diferencia de las representaciones, nublan la vista de nuestros primos y los hacen tomar la decisión menos razonable.

Los humanos, podría argumentarse, tenemos la capacidad de entender niveles superiores de complejidad para solucionar el problemita de la euforia. Sin embargo, lo que parece suceder es que tenemos la capacidad de extender esa euforia que nubla la razón a las representaciones culturales. El poder y la fama hacen que el Tino actúe como un mico cuando le ofrecen chocolates. Seguramente Bill Clinton (a quien pudimos ver como buen gringo, intentando entender el fútbol en la final del mundial) pensaría algo similar sobre las mujeres esbeltas.

Algunos dirán que Zidane no pasará a la historia como un gran jugador por su actitud de macho cabrío. Sin embargo es necesario recordar que Maradona es igualmente famoso por su gol con la mano y acabó la carrera en una profunda decadencia. No es sino ver las imágenes que trae de la memoria Google images para ver a Cantona (icono del Jogo Bonito y último gran jugador francés antes del Monje), en su famosa patada voladora al público. Hay una anécdota según la cual Garrincha le pagó a un hijo de vecino para que durmiera en su cama con sus característicos calzoncillos del Botafogo, con el fin de despistar al técnico en pleno mundial y poder salir de fiesta.

Es necesario ilustrar al insensato que ose pensar que Zidane no pasará a la historia por su acto violento: no debía hacerlo, ya era una leyenda. Sin embargo, con su acto nos recuerda un principio fundamental a quienes disfrutamos del deporte: el fútbol no sigue ninguna lógica. El A.C. Milán perdió un partido que ganaba por tres goles al finalizar el primer tiempo. El Chelsea y el Real Madrid, a pesar de fichar los mejores jugadores del planeta no han podido ganar la Champions, y Brasil a pesar de tener tanto Jogo Bonito como para una serie de 10 comerciales de Nike no pudo hacer un papel digno. Zidane, Cid Campeador y gran señor de la cancha surgió de las cenizas para dejar a los comentaristas deportivos con los halagos en la boca.

David Puerta, respetado músico y delicioso escritor reniega sobre su mujer, Amelia, diciendo que no coinciden en gustos porque a ella no le gusta nada de lo que él disfruta. Ni el fútbol, ni el aguardiente, ni las mujeres.

El encanto del fútbol es que, al igual que las mujeres, no tiene lógica. Hay que disfrutarlo como viene. Hoy disfrutamos de una final que pasará a la historia. Se puede escribir mucho y se analizará de diferentes maneras, pero tiene tanto sentido como recordar haber estado enamorado.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Supercontra en la era de la Ilustración



Desde hoy en Supercontra los textos estarán acompañados por ilustraciones de una joven promesa del diseño gráfico colombiano. Laura Osorno ha trabajado para la revista Número, Norma y otras empresas editoriales, y recientemente fue vinculada a la Tadeo como profesora. Parte de su diverso portafolio ha sido adquirido por un banco de imágenes internacional y se vende en todo el mundo.

A pesar de entenderse a sí misma como ilustradora de libros infantiles, algo de los textos de esta página le llama la atención. Tal vez nunca maduremos lo suficiente como para que las ilustraciones infantiles sean irrelevantes. Tal vez sea insensato que una mujer con la cabeza así esté a cargo de ilustrar el mundo de nuestras criaturas. Tal vez sea lo que hace falta en Supercontra para que las mentes retorcidas que visitan sean inspiradas y puedan soportar la tortura de leer un post de principio a fin.

Espero sepan disfrutar el experimento.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 1 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Resolución

(¿Sabe alguien qué tan veraz es la siguiente información?)

Ministerio de Ambiente Vivienda y desarrollo territorial
RESOLUCION NÚMERO 0809 DE 2006
(Mayo 10)

Por la cual se deroga la Resolución 189 del 15 de julio de 1994.
La Ministra de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, en ejercicio de las facultades legales, y en especial de
las conferidas en el artículo 5° de la Ley 99 de 1993,


RESUELVE:


Artículo 1º. Derogar la Resolución 189 del 15 de julio de 1994 de este ministerio, por la cual se dictan regulaciones para impedir la introducción al territorio nacional de residuos peligrosos.

Artículo 2º. La presente resolución rige a partir de la fecha de su publicación en el Diario Oficial.


Publíquese y cúmplase.

Dada en la ciudad de Bogotá, D. C., a 10 de mayo de 2006.

La Ministra de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial,

Sandra Suárez Pérez.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 2 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Alegoría en la información

La revista Nature recientemente publicó la lista de los 50 mejores blogs escritos por científicos. Y aunque la calidad del contenido es innegable, hay una particularidad que debería ser tomada con recelo: la publicación, como buena parte de los asuntos de reputación, se consolida cada vez más como la validación del conocimiento humano sin que necesariamente tenga fundamento. Afortunadamente hay personas que se toman el trabajo de ser escépticos, y cuestionan un poco lo que allí aparece: hace unos años, un grupo de matemáticos se dio a la tarea de revisar las metodologías utilizadas en la publicación. Las conclusiones, asombrosas. Los destacados nombres que llegaron a las páginas de la revista cometieron errores en el proceso. Y sin embargo, porque lo dice Nature, se asume como cierto. El reciente artículo según el cual el proceso de especiación entre humanos y chimpancés fue más prolongado de lo especulado también sirve como ejemplo (ha sido cuestionado en varios ámbitos académicos tanto por su metodología como por sus conclusiones).

Es claro que los blogs que el emporio del conocimiento recomienda crecerán como una tautología y se consolidarán cuando decida hacerse una segunda edición de tan selecta lista. Enhorabuena, por los que lograron quedar en la lista, pero de alguna manera es necesario divulgar otro tipo de contenidos. No porque sienta envidia, pues sé muy bien que los lectores de supercontra creen ciegamente en lo que acá se publica y que algún día la presente hará parte del selecto grupo, sino porque-a propósito de la discusión en el blog de Alejandro Gaviria- los blogs no son la única manera de divulgar estupidez. Ya con mucha elegancia, y versando sobre el mismo tema, la joven promesa de la literatura colombiana nos mostró lo que es desperdiciar un espacio editorial.

Hace unos meses en la revista Semana publicaron una serie de artículos de conducta humana fundamentados en estudios de la controvertida corriente de la sicología evolutiva y con muy poca discusión. La manera críptica como se publican los resultados (y las metodologías del censo), y los absurdos datos del gobierno según los cuales los cultivos disminuyen (Londoño probablemente asegura que la meta de acabar con ellos en un año se cumplió).

Los blogs, realmente, han hecho manifiesta la problemática de la alegoría en la información. A medida que desaparecen las jerarquías, a medida que somos capaces de leer lo mismo que quienes divulgan la información, menos sentido tienen los mecanismos tradicionales de validación por referencias o instrumental. Lo paradójico parece ser que el mecanismo de validación se vuelca entonces sobre la reputación.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Billantropía y urología

Hace unos meses escribía Andrea Cheer una reseña de la película "La gente honesta vive en Francia", que según entiendo vio la luz en la revista Cambio unos días después. La película, según relata el joven y bello talento recién repatriado, es una parodia de la sociedad francesa que adopta niños del tercer mundo como símbolo de estatus.

El problema ha sido tratado también por la economía experimental, con resultados asombrosos sobre la influencia que tiene el altruismo cuando nadie más lo va a reconocer (si los actos generosos son anónimos, disminuyen en cantidad). El problema, claramente, no lo tiene Bill Gates: la última edición de la revista The Economist titula Billanthropy su ejemplar (donde también vale la pena leer el artículo sobre la nueva imagen turística de nuestro país), a propósito de los recientes anuncios del todopoderoso de nuestra generación.

Curioso que los medios colombianos le presten tan poca atención a un tema que puede ser fundamental para el país. Millonarios estadounidenses deciden repartir dinero entre pobres de la misma manera en la que se encuentran fosas comunes en el Colombia, mientras los medios se empeñan en cubrir una vergonzosa pelea de jardín infantil al interior del uribismo. Pero a Colombia no llegarán recursos de la filantropía, porque entre El Tiempo y The Economist dicen que acá todo está bien. Y Santofimio también dice que acá no ha pasado nada, y la única esperanza de que se entierre un hampón como él reside en el rencor que le pueda tener un hombre que vio jugar cotejos de la Selección Colombia en La Catedral.

Tal vez seamos nosotros mismos los encargados de espantar los dineros de ayuda internacional. Cualquier persona que haya trabajado en alguna fundación (en particular yo pude ver cómo en Etnollano le pagaban salarios a personas que ya no trabajaban ahí para no perder la financiación en los años venideros, pero también está el memorable ejemplo del retiro de dineros holandeses del Ministerio del Medio Ambiente, y muchos otros más) puede entender fácilmente que los únicos altruistas que se acuerden de Colombia sean académicos que dan la lucha por la legalización.

Existe en la economía ambiental una teoría, bastante controvertida, según la cual un deterioro de los recursos en favor del crecimiento será favorable para el medio ambiente a largo plazo. Un argumento similar esgrimen Bill y su esposa Melinda (veremos en los próximos años a cuál de las dos Melindas de Woody Allen se parece más) y Warren Buffet, para quienes la posibilidad de saneamiento está más allá de los gobiernos. La pregunta anterior, al igual que la gente que busca en internet maneras de saber si la gente la bloqueó en messenger es: ¿para qué hacer, en principio, algo que merezca que lo bloqueen? Si a Bill Gates le cuesta entender cómo su emporio ha contribuido (al igual que Bono) a la desigualdad internacional, tal vez no sea la persona indicada para salvar la humanidad.

Sobre la filantropía hay que citar el chiste del millonario estadounidense que llega a Panamá y el funcionario de inmigración le pregunta que qué es eso que puso en dedicación. Filantropía,-responde él- viene del griego: filo, amor, antropo, hombre. Amor por el Hombre. Eche-responde el funcionario- ¿tanta cosa pa´ decir que es marica?

El experimento, sin embargo, es interesante, y debemos seguirlo tanto en los demás países que van camino abajo por el retrete, como quienes alguna conexión tenemos con las ciencias sociales. Lo aterrador, sin embargo, es que hace evidente una nueva realidad que se viene dibujando en cada rincón de este pedazo de roca que orbita alrededor del sol. Ya no hay programas ni agendas, sino personas y egos que buscan un lugar en la historia universal. La pregunta es, ¿con cuál de todos los maricas se queda usted?

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Clase del 96

El pasado 21 de Julio cumplí (junto con otras 118 personas) 10 años de graduado, y no quería dejar pasar la oportunidad sin escribir algo. Y es que de ver a la misma gente durante 13 años, uno acaba por sentir algo, y con la nostalgia de una década y la ambigüedad de la memoria, uno acaba por pensar en el colegio como época de oro, y de alguna manera acaba por darle un poco de sentido a lo que uno es.

Sin embargo, tengo que decir que no siempre la pasé bien en el uniforme de Harry Potter y con gente que cría la empleada y el chofer. A pesar de vivir en una posición increíblemente cómoda, por algún motivo en el Anglo siempre me sentí un poco incómodo por mi posición social. En mi casa siempre había problemas de plata y no íbamos todas las vacaciones a Miami o a Cartagena. Después, mucho después, pude ver que realmente era un privilegiado, pero en esos años una extraña sensación de que no pertenecía ahí me aglutinó con una serie de personas que corrían la misma suerte que yo. Los plays derrochaban juguetes, juegos de video y dulces importados (antes del revolcón). El selecto grupo de mujeres que se llevaba todos los suspiros (cuando, en realidad, mi promoción estaba llena de mujeres hermosas e inteligentes que los habrían ameritado mucho más) sólo se acercaba a mí para pedirme dinero prestado para la tienda, o para alguna explicación.

Del proceso quedó una lista de amigos tan raros como el grupo terrorista de Acción Mutante y una manera extrañísima de relacionarme con las mujeres, las dos, características que agradezco profundamente en la actualidad: tengo alma de nerd y soy un tipo fiel. Casi no aprendo a bailar, pero en un despecho infernal algunas amigas me sometieron a terapia de sobreexposición.

En general, tengo que admitir que desprecio el ambiente que hay cuando estoy con más de 4 personas que no son de mi grupo íntimo (como si nunca hubieramos dejado de ser niños, cada vez que los veo revivo esas emociones), pero también tengo que reconocer que algún cariño le tengo a cada persona de mi promoción.

Me enamoré profundamente dos veces (y tal vez más) pero una de ellas jamás le dirigí la palabra a la susodicha, y el mejor puesto que logramos en la UNCOLI de fútbol fue el subcampeonato en benjamines. Un día, en transición, me hice popó y el día lo llevo grabado en la memoria hasta hoy. En segundo de primaria me copié por primera y última vez en un examen de matemáticas, y Kike me acusó. Coy, uno de mis grandes amigos de primaria, quería ser boxeador como Gallito Ramírez, y yo no sólo pensaba que lo iba a conseguir, sino que yo iba a ser su amigo cuando lo lograra: hace unos días me lo encontré, está casado, tiene un(a) hijo(a), y estudió administración. Recuerdo las peleas de Mario Londoño con Teodoro, y Luky con Carvajal. En quinto de primaria, Dumpa se robó una pulsera de Paloma en Villa San Francisco, y durante unas semanas los demás ocupantes del cuarto nos sentimos tan perseguidos como Pablo Escobar. Un inglés loco que llegó como profesor montó el club de alpinismo y nos llevaba a escalar a Suesca. En 10 Santiago Castaño sacó las llaves del carro de Carolina Pastrana del sanitario, y desde entonces no he visto un héroe más particular. Pasé por profesores que son una total vergüenza para la pedagogía, y otros que de una manera u otra motivaron algún interés en mí. Jamás tomé, o conocí alguien que lo hiciera, los cursos de Esperanto de Miss Bertha. En séptimo uno de mis amigos fue suspendido por tener marihuana en el colegio, y aunque tuve fama de drogadicto toda la vida buena parte de quienes me la montaron son bastante más proclives al consumo de sicoactivos que yo. Sentí que descubría la literatura y la filosofía, y en los paseos de Cayetano desarrollé mi gusto por viajar. Odié profundamente a grupos de personas, sólo para más tarde tener que tragarme mis palabras y, por ejemplo, enamorarme profundamente de una de las personas que más urticaria me daba.

Con el tiempo, crecimos (un poco), y las diferencias se fueron disipando. El año en el que nos graduamos, todos parecíamos grandes amigos, y ahora, muchos años después de graduado, son pocas las personas que no me alegra encontrarme. Para los 10 años tampoco se hizo ninguna celebración, y la verdad es que no sé si hay algo que nos una y de lo que pueda decirse que nos constituye como un grupo. Sin embargo, creo que todos nos preguntamos lo mismo, y eso es, en últimas, lo que nos une.

Para terminar, un odioso ejemplo de egolatría: una cita de mí mismo. En mi página del anuario (con la que perdí la virginidad en términos editoriales) culminaba con una frase que entonces me pareció sabia y hasta ahora no he podido superarla.

"I am glad that all this happened, and that it will never happen again." (era obligatorio escribir en inglés)

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 5 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Propuesta política

Dejemos de preguntarnos ¿sólo Uribe? y propongamos el debate ¿Uribe, solo? En este país hay problemas como para dos presidentes, incluso más. Congreso y el resto, después vemos, podría haber doble jornada, o usarse el edificio cuando está desocupado.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

Some MacBooks have premature age spots

By Michelle Meyers
CNET News.com Staff
Published: July 1, 2006, 6:00 AM PDT

What began as a few isolated reports of mysterious stains appearing on the wrist rests of Apple Computer's MacBooks looks to be more widespread and the impetus for a growing Web community of displeased owners.
Reports of the discoloration, which seems to take place on the most frequently touched plastic areas of the white MacBooks, first surfaced in early June. A related post on an Apple discussion board got hundreds of replies--including many from MacBook owners experiencing the same problem--before it was locked by the company five days later.
"My MacBook is three weeks old and looks as though I've been using it for three years and rubbing my hands in turmeric each day (OK, a slight exaggeration)," read one post from a London man. "Everything else about my MacBook has been fantastic, and I'm really, really happy with it; but I am appalled that it gets discolored so easily."

Frustrated by the situation, Jose Munoz-Olaya, a MacBook owner and molecular biologist from Spain's Canary Islands, decided to put together a Web site devoted to pressuring Apple to respond fairly. As of Friday afternoon, his site lists 76 MacBook owners from around the globe who are experiencing the problem and have listed their device's serial number.
Most of those on the site started noticing the stains just a few weeks after they began using the MacBooks, which went on sale in mid-May. The Intel-based replacement to the iBook and 12-inch PowerBook comes in three models. The two lower-end models (starting at $1,099 and $1,299) come in white; the top-of-the-line model (starting at $1,499) comes in the apparently unaffected black.
Apple spokeswoman Teresa Weaver said the company is aware of the customer complaints and is looking into them. She added that those customers with "technical issues" should contact AppleCare. But Weaver declined to answer further questions, like how many people have contacted AppleCare thus far with discoloration and what might be causing the problem.
According to MacBook owners, the company has responded in different ways. Munoz-Olaya said Apple has replaced laptops for some who noticed the discoloration within the first two weeks of ownership. Apple told others, however, Munoz-Olaya among them, that it would repair the device only by replacing the plastic.
Munoz-Olaya, who reported the problem to Apple three weeks after the MacBook was released, said he would be fine with that, except that he can't be without his device for the estimated two weeks it will take to fix it.
"So basically Apple is penalizing me for being loyal to them and being one of the first to buy the MacBook," he said. "Please understand, I don't want a new MacBook, I'm otherwise happy with the one I have. It's just that I need a solution that won't leave me unplugged for weeks. A rich person would simply buy another computer. I can't."
Some online skeptics were quick to dismiss the allegations and wondered whether those experiencing the problems were just using their notebooks with dirty hands. But after trying a range of cleaning products, from soap and water to nail polish remover to hydrogen peroxide, Munoz-Olaya and others have debunked that theory.

"I work in a lab and have attempted to clean it with ethanol (which doesn't damage plastic) and the stains are permanent, they seem to be damaged plastic instead of built-up dirt," he said.
In addition to the complaints posted on Munoz-Olaya's and Apple's sites, the Unofficial Apple Weblog conducted an unscientific poll of readers and found that about 20 percent of some 1,560 voters had experienced problems with the discoloration.
A similar Web effort was launched following reports last fall that the screen on the iPod Nano, which had just been released, was prone to scratching. A related class-action lawsuit was later filed.
And several years ago, Apple's stylish Power Mac G4 Cube ended up marked with hair-thin lines some said were cracks.
Apple acknowledged a different problem with the MacBook earlier this month; some MacBooks were coming from the factory with a plastic film covering the rear exit vent, which made them run hot.

Propiedad gastrointestinal de:Supercontra 0 piedras han sido lanzadas Links to this post  

 
Copyright 2007 | Andreas08v2 by GeckoandFly and TemplatesForYou | Design by Andreas Viklund
TFY Burajiru